Quantcast

Ecosistema natural: Características, tipos y mucho más

¿Quieres aprender sobre lo que es un ecosistema natural? Te invitamos a leer el siguiente interesante artículo que te adentrara en este tema.

ecosistema-natural-1

Ecosistema natural

La gran riqueza de los ecosistemas naturales es abastecida de diversos recursos donde se promueve la vida de las especies, esta desarrolla un significativo rol al nivel global. Están en distintos lugares del planeta tierra donde se alcanza variedad de organismos como platas, animales, mares formaciones geológicas y poseen actividades de cambio climático y demás fenómenos.

Para el ser humano y especies este desarrollo de vida es fundamental por eso la protección y preservación de estos recursos es importante. La vida genera más vida lo que hace que estos ecosistemas naturales sean tan indispensable en nuestro planeta.

El ecosistema natural son un sistema biológico conectado por sus propias redes de interacción entre organismos, estos ecosistemas tienen años de evolución continua que permitieron la adaptación de sus especies. Se define como un conjunto o comunidades de seres vivos que conviven e interactúan entre sí.

Un porcentaje grande de la tierra está formado por estos ecosistemas que nos brindan distintos recursos pero también estos mismos llaman la atención del hombre quien es el que puede hacer que la armonía entre las convivencias del ecosistema sufra.

La naturaleza formada por suelos, vegetación, animales, cambios climáticos, fauna, microorganismos entre otras, son los que da pie a un ciclo de vida estable y no han tenido en ningún momento intervención de la mano del hombre. A toda la composición de elementos biológicos que forman un ecosistema lo llamamos “Biocenosis” o mejor conocido como “Comunidad biótica” y se denomina “Biotipo” al área o hábitat donde habitan.

Características de los ecosistemas

Para que un ecosistema funcione correctamente los seres vivos vegetación y microrganismos necesitan que relacionarse entre sí y así darse vida mutuamente.

Los ecosistemas se distinguen por estar formados de componentes bióticos que ayudan a mantener un sistema de vida armonioso. La materia también tiene una gran importancia aquí ya que junto con la energía brindan recursos que ayudan a la existencia de estos componentes que conforman el ecosistema.

El equilibrio en todo momento es indispensable pero cuando hablamos de los ecosistemas naturales mantiene en perfecto estado toda la biocenosis (vegetación y otros organismos) que construyen y comparten este tipo de ecosistema. Los organismos biológicos tienen relaciones internas y externas que permiten que el ecosistema sobreviva y a su vez ellos también.

Si quieres saber más sobre un ecosistema natural, te invitamos a ver el siguiente vídeo:

Tipos

Dentro de los ecosistemas naturales encontramos distintos tipos de organismos que se agrupan según su función y habitad, los cuales describiremos a continuación:

Ecosistemas terrestres se caracterizan por suelos de cualquier categoría, tropicales, herbales, praderas selvas entre otras donde los organismos viven y se relacionan.

Ecosistemas acuáticos se desarrollan bajo el agua y pueden encontrarse en lagos, lagunas, ríos, estanques, océanos y arrecifes donde seres vivos habitan, se comunican y relacionan para lograr un ciclo equilibrado.

Ecosistemas aéreos zonas permitan a los organismos estar tanto en tierra como en el aire o en el mar y en el aire. Este es un organismo que interactúan con otros hábitats lo que le permite forma un ecosistema.

Ecosistemas mixtos combinaciones variadas de hábitats ya bien sea agua y tierra como por ejemplos las costas. Son formados por una inmensa variedad de seres vivos.

De manera externa al ecosistema natural, existen creados por el hombre los cuales llamamos ecosistemas artificiales la diferencia que tienen con el ecosistema natural es que además de ser construido por los seres humamos son atendidos por ellos. Incluso el ser humano ha llegado de modificar totalmente un ecosistema natural convirtiéndolo en uno artificial, estos ecosistemas “humanizados” suelen preocuparse por la vida y necesidades de la población humana.

Ejemplos de ecosistemas naturales

Bosques seco-terrestres: también llamados selva seca o xerófilo se caracteriza por tener árboles y donde el clima húmedo suele ser más corto que los climas secos. La temperatura suele ser cálida y es un habitad perfecto para monos, aves, ciervos, felinos y roedores.

Desierto arenoso: su característica principal es que el primer componente que forma el suelo es la arena. Es normal ver este ecosistema lleno de colinas de arena llamadas “dunas“, y son formadas por el viento.

Algunos desiertos se caracterizan por tener cierto tipo de fauna y flora que por su hábitat se fueron adaptando a ella. Se pueden encontrar roedores, reptiles, antílopes, jirafas y leones como en el Desierto de Kalahari, mientras que el Desierto del Sahara es más cálido y posee más de 9 millones de kilómetros cuadrados de superficie.

Bosques húmedos ecuatoriales: Tienden a tener un clima caluroso y es un lugar donde abundan las lluvias. Los arboles mayores pelean por la luz solar y llegan a alcanzar entre 20 y 25 metros de altura. En el área inferior crecen distintas plantas adaptadas a la poca luz solar que reciben.

La selva pluvial, las zonas boscosas latinoamericanas y las selvas de la india son ejemplos que hacen honor a la descripción.

Bosques de conífera: zonas montañosas de grandes agrupaciones silvestres coníferas usualmente no cuentan con tantas especies juntas. Podemos encontrar estos ecosistemas en Asia, en estructuras montañosas con alturas superiores a los 3 mil metros, también en islas españolas de Macaronesia o los Montes de pinos en Europa; la fauna y la flora se adaptan a este ecosistema y pueden sobrevivir gracias a que se desarrollan espacio de vegetación y comunidades.

Marinos: Su particularidad viene desde que es el ecosistema más estable de todos dividido en dos grupos “fotico” que es cuando el ecosistema recibe luz y este suele estar ubicado en arrecifes cerca de la superficie. Pueden tener plantas capaces de realizar fotosíntesis mientras que el grupo “Afótico” es todo lo contrario, no recibe luz y tiene muy poco oxígeno.

Bosques templados caducifolios: se localizan en regiones templadas, especialmente en el hemisferio septentrional con inviernos muy fríos y veranos cálidos y secos.

Biodiversidad de ecosistema natural

Dentro del ecosistema natural podemos encontrar variedad de seres vivos que lo componen según su tipo, función y necesidades. Aves, peces, mamíferos, reptiles, invertebrados, vertebrados, anfibios e insectos, también microrganismos donde su función es ser productores, consumidores y descomponedores (bacterias y hongos).

La vegetación también tiene un papel importante y abunda una gran y numerosa diversidad de tipos, especies y categoría de árboles, arbustos, flores, musgos, coníferas, herbazales, hepáticas e incontables tipos de flora.

Importancia de ecosistema natural

Los beneficios de los ecosistemas naturales son muchos, debido a los múltiples beneficios que tienen en el ambiente, sin embargo podemos entre los que podemos contar, tenemos los principalmente importantes, los cuales son:

  • Hábitat y provisión de alimentos tanto como para el ser humano como para las especies.
  • Oxígeno y calidad de aire que ayuda la respiración de todo ser vivo.
  • Distintos materiales para el consumo del hombre como madera, fibra, construcción combustible, medicamentos, materia prima, recreación y turismo entre muchos otros.
  • Abastecimiento de agua y nutrientes.
  • Dispersión de semillas y descomposición de residuos que ayudan a que la flora se mantenga en contante nacimiento y evolución.
  • También se encargan de algunos fenómenos naturales como lo son el control de plagas e inundaciones.
  • Proporcionan descubrimientos científicos e investigaciones para el interés, información y la evolución.
  • Nos conceden control y equilibrio ecológico al igual brindan benéficos científicos y espirituales.

ecosistema-natural-2

Conservación y protección del ecosistema natural

Las amenazas a los ecosistemas naturales son cada vez más y algunas son repentinamente degradantes para los organismos. Poder salvar y preservar estos lugares solo queda en manos del hombre.

Educando y brindando el conocimiento necesario para que las personas piensen antes de actuar, reducir la contaminación y recurrir al reciclaje, dar el ejemplo a las demás personas de un consumo responsable podría hacer un cambio significativo en cuanto a estas amenazas.

Mantener responsabilidad al usar aire, agua, animales, plantas y otros recursos. Evitar el uso de máquinas impulsadas por combustibles, y sustancias químicas, las actividades humanas reducen cada vez las probabilidades de vida en los ecosistemas, con uso de raciocinio y responsabilidad se lograría la conservación de estos lugares.

Hoy en día el hombre ha creado diferentes leyes que protegen estas zonas pero no siempre las acatan y aún se encuentra hectáreas de terreno desprotegido. Para la protección estratégica de los ecosistemas es necesario el conocimiento de su adecuado manejo y conservación.

Se han construido programas de gran efectividad donde su misión es proteger, conservar y cuidar  los ecosistemas mediante reforestación y sistemas de reconstrucción. La pérdida de la biodiversidad que poseen estas zonas puede tener como consecuencia la propagación de enfermedades infecciosas, numerosos científicos coinciden con esta afirmación.

Si te intereso este artículo, te invitamos a leer: Agricultura Biodinámica: Historia, métodos, críticas y más.

Deja un comentario