Quantcast

Isoflavonas: Nutrientes y beneficios que aportan

Uno de los componentes que utilizan muchas personas en su dieta diaria es las isoflavonas. Muy buscado especialmente por las mujeres para ser utilizado como remedio natural sobre todo durante la menopausia. Conoce todo lo relacionado a él, la manera adecuada de consumirlo y obtenerlo.

Isoflavonas

Isoflavonas

Es muy común ver en diversos mercados e incluso en negocios especializados de alimentos, la presencia de las isoflavonas, unos compuestos que son utilizados para ser consumidos de diversas maneras  y que aportan grandes beneficios como calmar los síntomas de la menopausia.

También regular los niveles de colesterol, proteger las moléculas de los agentes pro oxidantes, mejorar la salud cardiovascular, entre otros.

Sin embargo, las isoflavonas tienen que ser consumidas moderadamente e incluso bajo supervisión médica, ya que de lo contrario puede causar inconvenientes.

Es por ello, que antes de adquirirlas debes saber que son compuestos de origen polifenólico, pertenecientes a uno de los grupos principales de fitoquímicos, los cuales son los flavonoides. Además que constituyen como principal fuente dietética la soja y sus derivados.

Por poseer una estructura parecida a la de los estrógenos humanos, se consideran como fitoestrógeneos y por lo tanto muchas la buscan como remedio natural como una opción de hormonas que pueden calmar los síntomas de la menopausia.

Las isoflavonas poseen diversas propiedades saludables, lo que ha generado que muchos productos tengan estos componentes. De hecho, hay tipos de leche, yogur, bebidas lácteas y suplementos dietéticos que lo incluyen entre sus ingredientes.

Estudios científicos  en productos alimenticios con isoflavonas

Con el consumo adecuado de las isoflavonas, se puede aliviar diversos malestares, sin embargo estudios científicos acerca de estos componentes han determinado que los productos que lo poseen no ocasionan ningún efecto sobre la menopausia.

Es decir, los resultados de muchas investigaciones acerca de las isoflavonas de soja, han determinado que los suplementos que poseen dichos componentes no tienen ningún tipo de efecto sustitutivo a las terapias con estrógenos para calmar los síntomas de la menopausia. Es decir, consumirlos no provoca ningún alivio a los sofocos, trastornos de sueño, sequedad vaginal, entre otros.

Isoflavonas

Además se han publicado diversos resultados de estos estudios, para que la industria alimentaria tenga en cuenta que las isoflavonas en diversos productos, no causan ningún tipo de cambio en los síntomas antes mencionados.

Incluso es esencial estar al tanto de que la menopausia modifica el estado óseo de las mujeres, debido a la pérdida de masa ósea como la disminución de la densidad mineral ósea de las posmenopáusicas. Así que los productos alimenticios que tienen isoflavonas y han descrito que consumirlos ayudara a mantener el adecuado estado óseo, es totalmente falso.

De esta manera, hay estudios científicos que han publicado estos resultados en revistas especializadas, indicando que el consumo de isoflavonas no ocasiona ningún tipo de modificación en la densidad mineral ósea.

Los resultados obtenidos de estos estudios, también han determinado que no hay ningún indicio de que las isoflavonas de soja actúen como protectores de las proteínas del organismo humano, ni a las moléculas lipídicas ni el ADN de los diversos procesos de oxidación. Así que hay que estar muy atentos de lo que describen los productos que contienen estos componentes.

Isoflavonas

Otras investigaciones

También hay resultados de investigaciones de este tema que han determinado que los suplementos dietéticos que poseen isoflavonas de soja no mantienen las concentraciones adecuadas del colesterol bueno, así que es otro elemento que no está comprobado científicamente como lo describen ciertos productos de este tipo.

Incluso los productos para crecimiento de cabello que tienen componentes de isoflavonas, tampoco han sido comprobados, según lo que describen determinados estudios científicos.

No obstante, aunque resultados de investigaciones científicas hayan determinado que las isoflavonas presentes en determinados productos alimenticios no tienen ningún tipo de beneficio para la salud, igual se continúan realizando estudios en los suplementos que tienen estos componentes para saber si poseen buenos efectos en la salud.

De hecho, un informe que publicó la EFSA basado en 105 estudios, 43 en humanos y 62 en animales, determinó que en la actualidad no hay indicio de que las isoflavinas de complementos alimenticios ocasionen inconvenientes en las mujeres posmenopáusicas.

Sin embargo, los científicos también realizaron investigaciones acerca de los efectos nocivos sobre la glándula mamaria, el útero y la tiroides de las isoflavinas daidzeína, genisteína, glyciteina, biocanina A y formononetina y de sus glucósidos daidzeína, genisteína, glicitina y puerarina.

También realizaron investigaciones en los riesgos que puedan tener las mujeres en el tiempo de transición a la menopausia y las menopaúsicas con antecedentes o historia familiar de cáncer. Aunque los resultados del informe determinaron que no hay datos para evaluar la seguridad de estas sustancias para ellas, por lo que aún no se describe si es o no peligrosa.

De esta manera, es importante que tengas en cuenta que los productos alimenticios que describen que poseen las isoflavonas para beneficiar diversos aspectos para la salud, aún se encuentran en proceso de estudio, por lo que lo mejor es evitar adquirirlos hasta que se determinen que son seguros y otorgan los beneficios que describen.

Industria farmacéutica

Como ya se describió anteriormente, las isoflavonas constituyen compuestos que poseen la presencia de la estructura que se deriva de la 3 fenil benzopiran 4 ona. Estos al igual que las flavonas cuentas con un encadenamiento Ar- C 3 –AR, pero distinguiéndose de estas en que son de tipo 1,2 difenil propano.

Isoflavonas

Productos naturales

Debido a esto, las isoflavonas se encuentran frecuentemente en las especies de la familia de las Fabaceae, ejemplo en la soja o el trébol rojo.

Quizás resulte un poco confuso para ti comprender estos términos científicos de la isoflavonas, pero es fundamental que conozcan toda esta información para que así puedas saber lo que constituyen estos componentes y para que se pueden utilizar realmente.

Es importante tener en cuenta que las isoflavonas y las especies vegetales que las tienen como la soja y el trébol rojo, son una alternativa terapéutica o complementaria para síntomas de la menopausia o la osteoporosis postmenopáusica. Así que son fármacos que se usan bajo control sanitario.

Algunos estudios del área farmacológica han descrito lo que abarcan las isoflavonas y la manera en cómo están presentes en diversos aspectos. Por lo tanto, lo conveniente es que estés al tanto de esos resultados científicos, para poder estar seguro si es favorable o no adquirir lo que tiene estos componentes.

Acción estrogénica

Determinadas isoflavonas junto con diversos lignanos, cumestanos y derivados del resorcinol, pertenecen a los fitoestrógenos. Estos son compuestos de origen no esteroideo con actividad agonista estrogénica, por su comportamiento con los receptores del 17 b estradiol.

De esta forma, las isoflavonas poseen dos grupos hidroxilos. En una disposición y en una distancia parecida a los del estradiol, interactuando con los receptores estrógenicos a y b. Conoce también la permacultura.

Es por ello, que actúan de una manera específica para los receptores b. Sus efectos son especialmente en órganos que predominan esos receptores, tales como el hueso, la pared vascular, entre otros.  Además, los efectos de las isoflavonas no son elevados como para generar efectos fisiológicos. Así que los efectos estrogénicos que poseen estos componentes se manifiestan en los siguientes niveles:

Síntomas climatéricos

No tienen efectos en la depresión, ansiedad y el insomnio que se asocia a la menopausia. Sin embargo, pueden actuar en los síntomas del hipoestogenismo relacionados a receptores beta, tales como, los sofocos, sudores por la noche, la osteoporosis. Pero no genera ningún efecto en la atrofia uterina, la cual se asocia a receptores alfa.

Isoflavonas

Un ensayo realizado respecto a cómo actúan estos componentes, se dirigió a 1106 mujeres premenopaúsicas de edades comprendidas entre los 35 y los 54 años. Se les otorgó una alimentación con dieta alta en proteínas de soja con isoflavonas, en el transcurrir de 6 años.

Más investigaciones

Como resultado de ese ensayo se obtuvo que únicamente 101 de las 1106 mujeres dieron a conocer que habían padecido de sofocos menopáusicos. Por lo que se determinó que la probabilidad de que ocurriesen sofocos era inversamente proporcional al consumo de isoflavonas de soja.

También se realizó un ensayo prospectivo en el que se evaluó los efectos de la soja, dirigido a 478 mujeres postmenopáusicas. Se dividió en 2 grupos de mujeres, según si eran de menopausia temprano y tardía. A su vez el grupo fue subdividido en 4 subgrupos, determinando el nivel de consumo de isoflavonas por días, con un estimado de 54.3 mg.

Como resultado de ese ensayo se pudo comprobar que las isoflavonas disminuían de manera significativa las palpitaciones. También los dolores de espalda, pérdida de masa ósea y sofocos. Especialmente en las mujeres que se encontraban en el grupo de menopausia temprana.

Asimismo se llevó a cabo un ensayo clínico caracterizado por ser doble ciego aleatorizado y controlado por placebo. Todo esto a través de grupos paralelos en 15 centros. Con una totalidad de 177 mujeres postmenopáusicas de aproximadamente 55 años de edad. Caracterizadas por tener 5 o mayor cantidad de sofocos cada día.

A ellas se les administró la cantidad de 50 mg de isoflavonas y esto produjo una disminución importante en los sofocos, luego de la segunda semana.

Osteoporosis postmenopáusica

En cuanto a lo que se refiere al uso de las isoflavinas para el incremento de la densidad ósea, se han realizado estudios a animales y humanos para determinar este hecho. En ellos se obtuvo como resultado que los efectos se debieron más al incremento en la producción de hueso que a la reducción en la resorción ósea.

Por lo tanto, las isoflavonas solo tienen efecto preventivo y no para revertir la osteopenia. No obstante, aún se continúan realizando estudios científicos en torno a estos componentes. Conoce también lo referente al calendario de siembras.

Isoflavonas

Acción antiaterogénica

Algunos estudios acerca de los fitoestrógenos han descrito que estos tienen un efecto protector en el sistema cardiovascular. Reduce el riesgo de padecer una arteriosclerosis en mujeres con postmenopausia.

A pesar de ello, no se determina aun con exactitud el mecanismo de acción, por lo que se considera que pudiese tener un efecto hipolipemiante. En el que las isoflavinas mejoran el perfil lipídico por sus efectos estrogénico y en el balance de los ácidos biliares.

Un ensayo clínico aleatorizado, doble ciego, cruzado y controlado por placebo, estuvo dirigido a 208 mujeres postmenopáusicas, con edades comprendidas entre 45 y 74 años.  Con él se comprobó que las isoflavonas reducían el índice de masa corporal. Tambien incrementaban las HDL de forma significativa.

También puede que tengan efectos antioxidantes, ya que las isoflavonas protegen de la oxidación a las LDLD previniendo la aparición de células espumosas. Un ensayo clínico aleatorizado y cruzado dirigido en 24 personas, determinó que estos componentes reducían los niveles de productos de la oxidación de las LDL. Así como el retraso generado por el cobre.

En otros estudios realizados acerca de las isoflavonas, también se ha determinado su acción antitumoral. Así como la acción vasodilatadora, así que cada uno de sus resultados se centra en aspectos específicos.

Efectos adversos

Se han realizado pocos estudios acerca de la administración de isoflavonas de soja en personas. Sin embargo, las investigaciones que se han llevado a cabo en animales, específicamente roedores han determinado que aparecen reacciones adversas de tipo reproductivo.

Asimismo, la genisteína ocasiona un incremento en la conducta de los roedores y la reducción del peso medio de sus crías, al momento de nacer. De igual manera, han ocurrido malformaciones y determinadas inhibiciones. Así que puede ocasionar diversos riesgos también en humanos.

En mujeres jóvenes, las isoflavonas han ocasionado alteraciones en la menstruación. De hecho, un estudio en torno a este tema, realizó un ensayo clínico cruzado a 40 adolescentes. Ellas tenían que tomar unas tabletas conformadas por una cantidad de 43.5 mg de daidzeína, 6.0 mg de genisteína y 24.0 mg de gliciteína.

Esto ocasionó una prolongación de la menstruación en 60% de los casos, una reducción en el 20% y otras alteraciones en el 3%.

Otros estudios acerca del uso de las isoflavonas, también han comprobado que posee escasa o ninguna utilidad para actuar en el insomnio, la depresión y las alteraciones de la mucosa vaginal. Es por ello, que lo más conveniente es regular el uso de estos productos, hasta que se tenga mayor conocimiento acerca de su uso adecuado.

Si te interesó la información de este artículo, quizás también te interese saber acerca de los anacardos.

Deja un comentario