Tipos de Jabones Naturales, sus propiedades y cómo hacerlos

En la actualidad los Jabones Naturales  se han convertido en un elemento comercial muy importante, no solo porque permiten ahorrar dinero, sino que al aplicarnos ganamos más calidad y cuidado que los jabones que utilizan productos químicos, conoce más en este artículo sobre los Jabones Naturales.

¿Qué son los jabones naturales?

Cuando nos referimos a jabones naturales, esto quiere decir que todos los ingredientes que se utilizan para elaborarlo son naturales, en donde también se pueden mencionar a los derivados tanto vegetales como animales (miel o leche) o incluso minerales, ya que son considerados igualmente como naturales. Un ejemplo de lo mencionado podría ser el aceite de oliva, el cual proviene de la fruta de olivo, así como también la manteca de Karité, esta se encuentra en la nuez de Karité, y de los cuales su uso se encuentra en muchos de los jabones naturales que solemos comprar o hacer.

Para saber diferenciar los jabones naturales de los jabones que tengan compuestos químicos, es importante saber que estos se tienen que manipular artificialmente en un laboratorio, en donde se juntan los compuestos que en la naturaleza no ocurre, es por esto que se tiene que estar pendiente al comprar jabón, ya que si hace promoción de ser natural pero en su composición ha sido llevado a cabo de modo artificial esto no se podría llamar natural.

En cambio, los jabones que son naturales acostumbran a tener en su composición los ingredientes que se le conocen como “idénticos a la naturaleza”, lo que alude a esos colorantes “naturales”, en donde se puede mencionar a las micas o a los aceites de fragancia que se les considera como “naturales”.

Esta práctica de hacer Jabones Naturales, se ha hecho popular en la actualidad, ya que muchos seguidores de la banda verde o ecologistas, se han adentrado en esta arte natural, haciéndola llegar a nuevos niveles.

Como convertir algo natural en jabón

Para poder realizar jabones naturales, hay que tener presente que muchos de esos elementos de la naturaleza se pueden utilizar para el consumo en las comidas, un ejemplo de esto serían el aceite de oliva, por lo que en este caso, para que se convierta de líquido a sólido, tiene que pasar por un cambio llamado saponificación.

La saponificación consiste en el proceso en donde los aceites (ya sean los de grasas o de las mantecas) se transforman en jabón, sin embargo, no es lo único que hace, ya que también con el se puede mezclar con otros ingredientes como el Hidróxido de Sodio.

Tipos de jabones naturales

Como se ha visto mencionado a lo largo del artículo, existen distintos tipos de jabones naturales, ya que algunos se pueden comprar y otros se pueden realizar en la comodidad del hogar, además de que va a depender del uso que se le dé en el cuerpo, ya sea para el rostro o incluso para lavar la ropa, pero aquí se trataran los más conocidos, es decir, los que más se utilizan:

Jabón de Marsella

Este es un jabón natural que está compuesto en su mayoría de aceite vegetal, en él se encuentran de dos categorías; el primero, es un jabón que tiene una mezcla de aceite vegetal (este podría ser almendra de palma o de coco) ya que tiene un color crema; y el segundo, es un jabón que lo compone el aceite de oliva, y que le da un característico color verde. Si te esta gustando este articulo te recomendamos leer Materiales conductores.

El jabón de Marsella es el resultado del proceso de saponificación utilizando Hidróxido de Sodio, caracterizado por tener en su composición por lo menos un 72% de aceite, siendo reconocido por no contener ningún agente alergeno, por lo que a menudo se utiliza para lavar la ropa de los bebés o de las personas alérgicas, e incluso para lavar los inodoros.

Jabón con leche

Esté un jabón que se utiliza es de tiempos inmemoriales, debido a que la leche se usa por sus propiedades calmantes, incluso el Ph que tiene es uno de los más cercanos al de la piel, por lo que reduce en su mayoría el riesgo de irritación y alergia. Por lo tanto se utiliza para las pieles sensibles, es decir, las pieles frágiles (como las de un bebé) e incluso para aquellos que están sujetos a las alergias tanto crónicas como puntuales (como el eccema o la psoriasis).

En este caso, existen muchas variedades de jabones naturales de leche, cada uno con diferentes especificidades, como podría ser el jabón de leche de burra, el cual es conocido por utilización en la reducción de las arrugas; el jabón de leche de yegua, caracterizado por sus propiedades hidrolizantes; o el jabón de leche descremada conocido por sus propiedades nutritivas.

Jabón azul

Este es de origen portugués, y se le puede comparar al jabón de Marsella, sin embargo, este puede ser de color azul o blanco. En la antigüedad este era utilizado para lavar la ropa en los lavaderos del pueblo, e incluso para lavar el suelo o las alfombras. Por lo que, en la actualidad se sigue utilizando para lavar las alfombras y los suelos, aunque también existen (en pequeñas proporciones) las personas que la utilizan todavía para lavar la ropa.

Este es un tipo de jabón que se caracteriza por sus propiedades tanto detergentes como antisépticas, por lo que tiene varias usos como se mencionó anteriormente, incluso se puede utilizar para los piojos, ya que los elimina con eficacia. También se puede utilizar para limpiar las heridas y las quemaduras, ya que por sus cualidades antisépticas, pueden tanto desinfectar como acelerar la cicatrización de las heridas.

jabones naturales

Jabón blanco

Su origen es suizo, el cual es a base de aceite de girasol, por lo que adquiere un color amarillo pálido, pese a ello, se sigue llamando bajo el término “blanco”. Este un jabón que se considera neutro, ya que no incluye ningún colorante, químicos o perfumes por lo que, al igual que las anteriores, es utilizado para las pieles sensibles.

Aunque hay que tener en cuenta que no cualquiera de los jabones blancos se puede considerar neutro, en vista de que hay algunos que son jabones agresivos por su cualidad de detergentes (ya que contienen lejía).

Pese a ello, este es un jabón que mantiene la piel suave y húmeda, por lo que es utilizado para el tocador, e incluso para el acné, como un desmaquillante natural (ya que no tiene ningún aditivo perjudicial para la piel) e incluso para las heridas (ya que las desinfecta antes de poder tratarlas).

jabones naturales

Jabón de Alepo

Este tipo de jabón, es de origen sirio, y se le considera uno de los jabones más antiguos que existen es realizado a base de aceite de oliva y de aceite de laurel de bahía. Este es un jabón que tradicionalmente, es utilizado como un jabón para la higiene persona, sin embargo, tiene otros usos como de champú hasta como espuma de afeitar.

Este jabón no tiene ningún conservante, esto implica que es completamente natural, y que se puede utilizar en cualquier tipo de piel, desde piel grasa hasta piel seca, ya que al contener aceite de oliva y de laurel le permite aportar a la piel una cualidad tersa, teniendo propiedades que son antisépticas y antibacterianas, además de que deja la piel nutrida. Si te gusta hacer todo de manera natural y sin dañar el medio ambiente te recomendamos leer Cómo cuidar el medio ambiente.

jabones naturales

Jabón Frío

Para poder realizar el jabón frío, es necesario realizarlo según el método de saponificación en frió, esto significa que será uno de los jabones naturales más comunes hablando de su creación en el hogar y para los que su producción necesitaría ingredientes como el agua, manteca o aceite de origen natural y sosa cáustica en proporciones específicas. La proporción y calidad de los ingredientes influyen en el resultado final de este jabón, desde jabones muy duros hasta los más blandos.

Aunque el proceso para realizar este jabón natural, es muy sencillo, también requiere de medidas de precaución bastante importantes, como el uso de guantes industriales y lentes de protección, para poder manipular materiales como la sosa cáustica.

jabones naturales

Ingredientes para hacer un jabón natural

En el caso de que desees hacer un jabón casero, puedes descubrir que se puede realizar un jabón natural de manera sencilla, pero que además se pueden elegir los ingredientes que más se quieran.

Ingrediente natural

Lo primero que se tiene que tener en cuenta a la hora de hacer un jabón natural, es elegir el elemento natural que prefieres para tu jabón. Esto implica que puedes decidirte entre varias opciones como la lavanda, la manteca, el limón, el aceite o el coco, o por qué no, una combinación de varios. Sin embargo, es necesario que se tenga presente que cada jabón requiere de una receta propia, ya que en base a ese ingrediente natural se tiene que mezclar o incluso verter sobre los ingredientes que se presentarán más adelante:

Glicerina

La glicerina es un compuesto que se utiliza prácticamente para la mayoría de los jabones naturales caseros, debido a que con ella se puede conseguir que el jabón adquiera consistencia, esto quiere decir, que se pueda convertir en una pastilla o en una pequeña barra.

Pese a lo anteriormente mencionado, se tiene que tener sumamente cuidado en el momento en el que se manipula y cuando se derrita, para que se pueda mezclar efectivamente con los demás ingredientes antes de poder pasarla a un molde con la finalidad de que se seque. Si te esta gustando este articulo te recomendamos leer también Macetas recicladas.

Esencias naturales

En cuanto a este punto, es importante que se utilicen las esencias naturales para el jabón natural que se vaya a realizar, debido a que el que huela bien, es un factor necesario el en jabón que se vaya a realizar, además de que aporta un toque artístico y llamativo a tu creación.

Por lo tanto, aunque se utilicen ingredientes naturales es muy probable que el jabón no emita un aroma intenso lo cual se podría esperar, por lo que es necesario a fin de aumentar dicho aroma,  complementarlo con una esencia ya sea la lavanda o la del limón, lo cual hará que el jabón que se cree huela muy bien y con más intensidad.

Colorantes

Este es un ingrediente opcional para añadir a nuestro jabón, en el cual si así lo desea se le tiene que agregar en pequeñas cantidades para evitar que el jabón manche al utilizarlo, en el caso de se desee algún color en específico, en cambio, si no quiere añadirle, su resultado será un color amarillento o blanquecino, debido al uso de la glicerina.

Deja un comentario


ParadaCreativa Manual
Descubrir Online Manual
IK4 Manual
Seguidores Manual
MiBBMeMima Manual
Tramitalo Manual
Minimanual Manual
Un Como Hacer Todo Manual
Tarabu*
Ejemplos NXt Manual
GamingZeta Manual
LavaMagazine Manual
TipoRelax Manual
Trucoteca Manual
ZonaHeroes Manual
TipoRelax Manual