Historia Del Zapato, origen, evolución y desarrollo

Historia del Zapato, un descubrimiento maravilloso realizado como accesorio para complementar la vestimenta de los seres humanos, pero con el vital beneficio de proteger y prevenir el deterioro de los pies durante la realización de las actividades cotidianas de cualquier persona. Descubre todos los importantes aportes alcanzados por este útil e indispensable implemento.

Introducción

Los seres humanos desde su aparición sobre la tierra, se ha caracteriza por buscar en todo momento objetos que le faciliten llevar adelante adecuadamente su vida, uno de ellos es sin lugar a dudas el Zapato, un accesorio que desde su creación, se ha convertido en el complemento ideal del buen vestir.

Lógicamente cuenta no siempre estuvo presente y es por ello que nos dedicaremos mediante la lectura de este tema, a darles a conocer a todos nuestros lectores la interesante Historia del Zapato, conocido por algunos como calzado.

Para ello descubriremos todos los interesantes detalles asociado con su origen y evolución, pues se trata de un implemento que prácticamente se comenzó a emplear desde el paleolítico, precisamente cuando se llega al fin de la última glaciación conocida en el mundo; por lo que estaríamos hablando de hace ya más de 15.000 años A.C.

Sin más preámbulos les invitamos a ser partícipes de la Historia del Zapato, un accesorio vital para la mayoría de la personas, sin importar su forma, pues al final lo que interesa, es el beneficio alcanzado mediante su utilización.

Basta decir que la Historia del Zapato es un hecho tan importante, que basta con imaginar cómo sería nuestra vida, sin esta vital prenda de vestir; empezando por la idea de que solo podríamos caminar por superficies lisas, ya que las rusticas nos destruirían completamente los pies.

Historia del Zapato

Comenzaremos destacando que el ser humano desde la antigüedad, específicamente estando en la prehistoria, comenzó a sentir la necesidad de calzarse o al menos cubrir su pues, debido a que se encontraba completamente expuesto a sufrir las inclemencias del frío, calor, piedras, la mordedura de algunos animales y otros elementos, que le ocasionaban el deterioro de este vital elemento, necesario para su desplazamiento.

De hecho no es igual cual se necesita correr estando descalzo, que contando con el adecuado zapato para ello. De esta manera comienzan a crearse versiones de accesorios que permitían cubrir los pies y posibilitar con ello el desplazamiento de los seres humanos.

Las civilizaciones que sufrían de climas cálidos, crearon una primera versión del zapato en forma de lo que es conocido como sandalia, realizado mediante paja trenzada y en el caso de los habitantes de los lugares fríos; idearon botas abrigadas realizadas mediante la utilización de la piel de algunos animales.

Evidencias de este testimonio, se han encontrado en pinturas rupestres descubiertas en cuevas primitivas que datan de hace ya 15.000 años, en las cuales se representan a hombres provistos de botines y mujeres con botas al parecer realizadas en piel.

Por lo que se puede afirmar que la Historia del Zapato se inicia durante la prehistoria, sin que se pueda establecer con precisión en qué época fue con exactitud.

Historia del zapato

Etimología

En lo relativo al significado de la palabra zapato, se considera que es posible que derive del término venir en árabe; una combinación con una palabra similar denominada Zapa que es relativa a pisar. De cualquier forma se dice que puede ser una onomatopeya sin relación a la palabra en árabe.

No obstante sabemos que también ha sido identificado como Calzado, en cuyo caso se manifiesta que se trata de una voz de origen incierto. Pero a nivel histórico y cultural, se han encontrado similitudes con términos empleados dentro del poema del Mio Cid, que data del año de 1140, con la palabra Capato.

Por otro lado, algunas escrituras castellanas pertenecientes al año 978; se encontró escrito el término Zapatones o en los relatos de la Vida de Santa María Egipciaca, en un poema original del siglo XIII, en donde se encontró  “Por alimpiarse de sus pecados non calçava çapatos”.

Cualquiera sea la manera en que se alcanzar la utilización popular del término, todo conoces a que se está haciendo referencia, cuando escuchamos zapatos o calzados.

Historia del zapato

Origen

Iniciando un recorrido por el origen del zapato; es decir, el tiempo en el cual este accesorio comenzó a escribir la Historia del Zapato. Se debe destacar que básicamente se inicia mediante la aparición de la Sandalia, las cuales eran confeccionadas dentro del antiguo Egipto, empleando en su elaboración paja o tiras de palma trenzadas.

Desde su nacimiento fue de uso exclusivo para los hombres y estaban excluidas de este beneficio las mujeres y los esclavos; no obstante que en la mayoría de los casos, eran empleadas generalmente para usos ceremoniales, en vista de que el resto del tiempo podía desplazarse descalzos.

Los antecedentes de esto fueron respaldados en muchas pinturas antiguas y piedras talladas, mediante los cuales se presentaba al faraón o cualquier alto representante del gobierno, seguido por algún esclavo o chambelán, que le cargaba las zapatillas en una bandeja.

Te puede interesar:  Historia de los Premios Nobel, todo lo que debes saber.

Otro interesante aspecto en este sentido, es que algunos faraones mandaban a pintar en sus sandalias el rostro de los enemigos que habían vencido, para emplearlas posteriormente durante las ceremonias oficiales.

Hasta este momento se podía decir que las sandalias eran un artículo de lujo que no le estaba permitido para muchas personas. Posteriormente dentro de la cuna de la civilización sumeria, la gran Mesopotamia, se comenzaron a realizar los zapatos mediante cuero crudo, atados mediante tiras del mismo material.

Era denominados Coturnos, realizado con una suela muy gruesa que les proporcionaba altura, mientras que a la vez representaban un símbolo de posición social.

Los asirios hace aproximadamente unos 1.100 años A. C. emplearon botas de cuero que les llegaba a media pantorrilla, sujetas mediante cordones y reforzadas con metal en sus suelas. De ellos también se sabe que identificaban adecuadamente la diferencia entre los zapatos de pie izquierdo y derecho.

Pasaron algunos años antes de que los griegos y romanos aprovecharon los beneficios de las botas creadas por los sirios. Pues mientras peleaban descalzos o mediante sandalias, mientras que las botas eran empleadas solo para largas travesías a pie.

Las botas fueron acondicionadas para la época fría del año, mediante accesorios adaptados en base al pelaje de algún animal.

La historia del Zapato, logra un avance con la creación del calzado para la mujer rica, estando en el comienzo del siglo VI. Pues anteriormente las mujeres utilizaban una zapatilla que tan solo le cubrían los dedos y el talón.

Dentro del Imperio Romano Calígula, su alto mandatario, siempre se destacó por mantener su armada bien calzada, empleando zapatos denominados chinelas y sandalia en cuero bordado.

Los franceses eran bastante escritos con el trabajo de sus zapateros, especialmente en el siglo XI, donde debían realizar trabajos sin ningún defecto y seguidos por las reglas del arte escritas para su elaboración, en caso contrario sufrían castigo público o prisión.

Por su parte los ciudadanos acomodados de la Gran Bretaña, lograron que los zapateros pertenecientes a un mismo sindicatos, quedarán obligados a reparar de manera gratuita, todos aquellos zapatos que debían ser reparados por un colega a falta de éste, con lo cual le aseguraban su sustento, por ejemplo en caso de estar enfermo.

Evolución

Entre líneas dentro del origen del zapato, se ha podido visualizar, algunos de los cambios experimentados en cuanto a la confección de este importante complemento de la vestimenta.

Uno de los indicios de la evolución de la Historia del zapato, la encontramos dentro de los relatos realizado por el conocido escritor de la antigua Grecia, identificado como Homero; el cual relata con lujo de detalles a los héroes de su poemas épicos, calzado con lujosas sandalias.

Incluso se habla de cómo estos importantes accesorios eran parte de la armadura de algunos de los dioses del Olimpo; aunque años más tarde el historiador conocido como Pausanias, comentaba que no solo los dioses debían calzar las sandalias doradas.

De esta manera se da visualizando con el zapato va formando parte de la vida de los seres humanos, sin importar el nivel social al cual pertenezcan, pues el zapato podía ser realizado de manera sencilla o humilde, pero también provisto de piedras preciosas e incluso oro.

Por ejemplo en la antigua Persia era común la utilización de calzado flexible; muy cómodo tanto para las mujeres o ancianos. Comenzándose a realizar diversos diseños que cubrían las necesidades de zapatos de caza como el Borceguí o los propios para realizar largos viajes, que eran identificados como las Botas Lanzadas, denominadas Endromides.

Historia del zapato

No todos los zapatos permitían un cómodo desplazamiento para sus usuarios, algunos eran considerados por el contrario un elemento de tortura. De hecho en China muchos de los seguidores de Confucio, han seguido sus enseñanzas y aplican el pensamiento mediante el cual esté sabido decía que una dama al caminar debería imitar: “el ondear flexible del sauce”.

Esto lamentablemente se convirtió en una tortura para muchas mujeres de la Antigua China, pues debería apegarse a esta ley y reducir el tamaño de su pie. Esto parece increíble pero es cierto, pues para ello las mujeres se colocaban zapatos apretados, pues deberían amoldar su pie hasta un tercio de su actual tamaño.

Esto era llamado por ellos como “La Flor de Loto”, un símbolo de sensualidad, elegancia y cumplimiento del pensamiento de Confucio; pero en resumidas cuentas es simplemente una tradición cruel, pues cada ser humano debe utilizar zapatos acordes con el tamaño de su pie, no amoldar su pie para un determinado tamaño de zapato.

Continuando dentro de la evolución del Zapato, nos dirigimos hasta el Imperio Romano, donde generalmente se empleaban en casa las sandalias, que eran suelas de cuero unidas por medio de correas, cintas o lazos.

Te puede interesar:  El mundo según Monsanto, toda la información a conocer.

Uno de los elementos a destacar de esta cultura, fue la combinación que generalmente realizaba de su vestimenta en conjunto con los zapatos empleados, los cuales frecuentemente eran anudados en sus tobillos, algo que puede ser apreciado en muchas estatuas romanas.

En el caso de los patricios, que gozan de cierto prestigio dentro del imperio, empleaban un zapato denominado Mulleus, realizado en cuero rojo, también sujeto a la pantorrilla, y decorado con una media luna, que se destacaba sobre el empeine del pie. Por su parte las nobles mujeres romanas, ostentaban zapatillas provistas de perlas y muchas piedras preciosas.

Para la cortesanas se empleaba los zapatos rojos; pero esto se terminó, cuando el emperador Aureliano tomó la decisión que los luciría él; lo que con el paso de los años afectó a los Papas, por lo cual en la actualidad emplean las babuchas coloradas.

De manera general hemos visto que la mayoría de estos zapatos eran abiertos, pues el diseño cerrado del calzado, comenzó su escalada prácticamente desde finales del siglo IV. Cuando cae la ciudad de Roma, dentro del mundo Bizantino, se inicia la producción de estos zapatos cerrado y también los conocido como Chinelas, realizados en cuero.

La Historia del Zapato, continúa cambiando y entre los siglos del VII al X, inicia su aparición los elegantes calzados lucidos por Carlomagno, con una punta curva, aunque nada cómoda, que terminó por ser exagerada en algunos diseños.

Posteriormente nace el zapato que contaba con punta retorcida el cual era representativo de la clase social de su portador; por lo cual a mayor punta, mayor autoridad. Muchas de las personalidades que lucían estos zapatos a duras penas lograban caminar, por lo cual en vez de evita su utilización, se valían de artilugios para manejar la punta, como era el hecho de sujetarla mediante una cadenita que anclaban a su rodilla.

Era una completa locura, mientras que por otro lado, a los caballeros se les dificultaba el desplazamiento, tropezando en muchas oportunidades con sus propios zapatos. Era una moda nada práctica y apreciada por muchos como ridícula.

Pero luego de ella siguió otra igual de rara, pues en este caso era un zapato alargado y puntiagudo; luego otro corto pero ancho; lo que llamaron Zapato Pata de Oso; al parecer era difícil llegar a un término normal, al menos dentro del pensamiento de aquellas épocas.

Estando a finales de la Edad Media, nace dentro del territorio Español el zapato identificado como Chapines, los que fueron todo un éxito dentro de Venecia y Florencia, ciudades Italianas. Este tipo de Zapatos de Plataforma encontraron gran aceptación dentro del mundo de la moda, realizados a base de madera ligera, forrada mediante cuero.

El único inconveniente en este caso, es que eran realizados con demasiada altura, por lo cual muchas damas necesitaban el apoyo de una sirvienta o un caballero, para evita una caída aparatosa.  Debemos recalcar que eran zapatos de hasta 20 cm de altura, con los cuales al caer, podían terminar tullidas.

Como se aprecia la historia del zapato enfrentó varios cambios, algunos peores que los anteriores; de hecho se sabía incluso que cuando el zapato representaba un problema para su usuario, es utilizaba un criado para que llevara puesto los zapatos nuevos algún tiempo, para aflojarlos antes de ser empleados por el dueño.

En el año 1600, hace acto de presencia el tacón, un complemento del zapato que se ha mantenido en la actualidad. Los zapateros de la antigüedad conocidos como los hititas, pueblo que habitaba en el territorio de Anatolia, región del Asia Menor, fueron los que crearon el tacón y claveteaban la suela de cuero de las botas mediante tachuelas de hierro.

Con la presencia del tacón alto en los zapatos, las personas cambiaron su forma de andar, de igual manera que se fue adaptando la vestimenta empleada durante el renacimiento, en vista de que este tipo de zapato, ocasionaba que fuera necesario modificar la posición del cuerpo.

De más está decir, que se comenzó a combinar la forma de elaborar los zapatos de tacón con gran cantidad de materiales, algunos eran corcho, cuero o madera; de igual manera que el estilo del tacón cambiaba de alto, estrecho, bajo o delgado.

Pronto la bota con tacón comenzó a ser la pieza ideal dentro de los palacios, pues permitía mostrar elegancia, resaltando el porte y elevando la altura de quien la empleaba, alcanzando furor en la Francia del siglo XVII.

Incluso el tacón fue el artilugio empleado por muchos monarcas para aumentar su estatura, como fue el caso de Luis XIV, quien solo medía un metro sesenta. Por lo cual contaba con su zapatero real de nombre Nicolas Lestrange, considerado parte de la alta aristocracia.

También en Francia estando en el siglo XVIII, se impuso una moda para las damas de la corte, mediante la cual empleaban unos zapatos identificados con la Fine Fleur, con los cuales a los pocos pasos, necesitaban sentarse en los suntuosos sillones del palacio.

Te puede interesar:  Historia de la Cámara Fotográfica, todo lo que debe saber

Con la aparición de la Revolución Francesa, conocido hecho histórico que cambió radicalmente muchos de los acontecimientos de esta nación, se prohibió el uso de la tradicional peluca al igual que el de los tacones, y se implementó la utilización de zapatos planos para todo el mundo.

Desde ese momento el tacón se ha considerado como un privilegio de las mujeres hoy en día, ya que el calzado para caballeros no lo emplea; menos mal, pues quién podría ayudar a la mujer en caso de tambalearse con los tacones, si ambos los emplearán.

Curiosidades

La historia del zapato, como se ha visto ha estado formada por épocas con grandes cambios que van desde los practica, a lo absurdo y nuevamente a lo práctico; pues en definitiva la finalidad del zapato es proporcionar comodidad a la persona y se a este se la agrega un poco de elegancia, pues no estaría mal.

No obstante durante este recorrido histórico, hemos encontrado algunos hechos curiosos que deseamos compartir con todos nuestro lectores, pues ellos son también parte de lo que representa un zapato.

El primer aspecto es relativo al color, ya que antiguamente lo aceptable generalmente era marrón o negro; debido a que por ejemplo los blanco  o rosados no podían ser empleados por todas las personas, o los amarillos generalmente era empleados por golfos y rufianes.

Los zapatos han simbolizado grandes acontecimientos incluso dentro de la religión, pues la biblia se establece que por respecto los zapatos se dejan en el umbral antes de pasar, o que un vendedor puede dar como prenda al comprador una de sus sandalias.

En el caso de las bodas el novio le entrega a la novia un anillo y una de sus sandalias; la cual posteriormente se quita en caso de quedar viudo.

Se cuenta que los grandes zapateros de la historia como hemos comentado denominados hititas, solían ofrecer a su dios un vaso en forma de zapato. En oriente el zapato es sinónimo de realeza. Por lo cual durante un relato se comentaba que en una ocasión el rey se ausentó de su trono, pero dejó en el sus sandalias para que ellas impartieran justicia, que locura.

En algunos lugares del norte de China, el regalar un par de zapatos a los recién casados es símbolo de armonía.

Curiosamente también se destaca que el Procurador del Imperio Romano identificado como Plinio, dentro de sus narraciones pertenecientes al siglo I comentaba que un remedio para acabar con un hechizo o sencillamente evitarlo era escupir dentro del zapato derecho.

Dentro de este orden de ideas y tocando lo referente a los elementos de suerte y buenos augurios, se decía que si se lanzaba un zapato solo o se perdía bajando una escalera era presagio de desgracia.

También se decía que para tener un sueño tranquilo se deben colocar los zapado de manera que uno mire hacia el interior y el otro al exterior, lo que además favorece los calambres o las contracciones en las piernas.

Curiosidades como esta existen muchas por lo cual a continuación le ofrecemos un lista resumida de algunas de las más relevantes.

  • Contra la mala suerte es bueno colocar en la parte posterior de la chimenea un zapato.
  • Si son nuevos es recomendable colocarlos de puntillas tras la puerta una noche completa, con una moneda dentro de ellos, para que sus pies les conduzcan hacia donde se encuentre el dinero.
  • Se dice que cuando los zapatos crujen es debido a que su dueño no ha terminado de pagarlos.
  • Nuca deben colocarse sobre la cama es indicio de mala suerte y peligro de muerte o perdida de dinero, cas o trabajo.
  • Antiguamente los zapato eran arrojado a la cabeza de la novia para augurarle descendencia; los mismo que años más recientes se atan a los coches que traslada a los recién casados.
  • Los esquimales por ejemplo, cuando había una mujer estéril, escondían entre sus cosas un trozo de zapato viejo, para atraer la fertilidad.

Como estas son muchas las historias y relatos que han sido asociados a la presencia del zapato como objeto empleado para la vestimenta de los seres humanos; por cierto una de ellas proveniente del imperio Austro-Húngaro; indica que ellos tienen una tradición mediante la cual los recién casados siguen un ritual durante su boda, mediante el cual uno le pisa la zapatilla o el calzado al otro, para determinar quién mantendrá el control sobre esta recién formada familia, vaya manera de empezar.

Si el contenido de este artículo les ha permitido conocer cuál es la Historia del Zapato, les invitamos a realizar la lectura del tema recomendado a continuación.