Adicción a las redes sociales, cómo manejarlo y más

En la actualidad, con todas las innovaciones tecnológicas que han salido al mercado, gran parte de la sociedad muestra adicción a las redes sociales, y es que todo en estos tiempos funciona mediante el internet, las ventas, la educación… especialmente cuando la pandemia ocasionada por el Covid-19 ha hecho necesaria la comunicación online, pero ¿Cómo manejarlo?, descúbrelo aquí.

¿Qué es la adicción a las redes sociales?

Conforme pasan los años, la tecnología avanza y con ella va cambiando la sociedad, las redes sociales se han vuelto tan populares que es difícil imaginar el día a día sin hacer uso de ellas en alguna forma.

Según estudios realizados por diversas universidades, se han detectado nuevas adicciones en los individuos, las más comunes son el cibersexo y el internet como tal.

Esta novedad se define como reciente porque en el 2012 se realizó un estudio sobre los diferentes tipos de comportamientos mucho antes de utilizar internet, para agregar los resultados a un manual diagnóstico y estadístico sobre los trastornos mentales y todavía no existía evidencia suficiente para considerarse un problema de salud.

Estos libros son de mucha utilidad para los psiquiatras y psicólogos en sus diagnósticos, sin embargo no sirvió de mucho ya que el tema de la adicción a las redes sociales fue excluido de la investigación.

¿En qué consisten las adicciones psicológicas?

Solemos pensar que la definición de adicción compete nada más al uso desmedido de productos químicos e invasivos para el cuerpo humano, algunos de ellos como fumar cigarrillos, el tabaco, las drogas, el alcohol, los medicamentos, entre otros, a esto se le conoce como adicciones de sustancias químicas.

Adicción a las redes sociales

Sin embargo, desde hace mucho tiempo se ha notado una especie de dependencia que no es química o psicológica, como pueden ser los juegos, los alimentos, el sexo y en muchas ocasiones el trabajo, ya que los individuos practican estas actividades de manera diferente.

Te puede interesar:  Yoga para Dormir, ¿cómo conciliar el sueño fácilmente?

Cualquier comportamiento normal que sea agradable, es capaz de transformarse en una conducta psicológicamente adictiva. De hecho, puede convertirse en un problema que altera las relaciones familiares, laborales y a la sociedad en general.

No está de más recordar que los factores fundamentales de los problemas de adicción a nivel psicológico en muchas ocasiones motivan a los individuos a perder el control y es así como se vuelven dependientes.

Existen grandes diferencias entre la dependencia psicológica y una adicción química, en esta última la solución al problema es dejar las sustancias de algún modo, y en la primera no está indicado abandonar la dependencia sino estudiar la manera de controlar lo que incita a este comportamiento.

A propósito de esto, los cuentos sobre la libertad para niños son educativos y les enseñan a no ser dependientes de nadie, pueden ser un recurso útil en su orientación para prevenir las adicciones en el futuro.

Adicción a las redes sociales

En el caso de la adicción al trabajo es útil fijar un horario para trabajar lo necesario y no saturarse, con respecto al sexo es conveniente respetar a la pareja cuando está cansada y asegurar momentos juntos para llevar una relación sólida y de confianza.

Por último, en relación al uso de las redes sociales, se deben inspeccionar las horas que se dedica a esta actividad para no crear dependencia. Al ser conscientes del tiempo, será posible reducirlo de a poco y gradualmente.

Relación de las redes sociales con el autoestima

Algunas de las más famosas redes sociales son Facebook, Twitter e Instagram, las cuales han modificado significativamente la manera de socializar de las personas e impactan en su comportamiento. Millones de individuos hacen uso de internet con diferentes propósitos, como por ejemplo publicitar su trabajo, ampliar el alcance de su compañía, vender artículos o como una manera de estar en contacto con la familia que se encuentra lejos físicamente y reencontrarse con antiguas amistades.

Te puede interesar:  ¿Cómo les digo a mis papás que estoy embarazada?

Desde que las redes sociales aparecieron, se realizan estudios frecuentes para conocer cómo impactan en la conducta y el autoestima del ser humano. No obstante, esto depende del uso de ellas que haga cada individuo y por eso los resultados son tan cambiantes.

Sin embargo, todos concuerdan en que el uso de internet y redes sociales incrementa significativamente el estrés en las individuos e incita a la melancolía y la soledad, de alguna manera evoca emociones tristes y elimina de la mente de las personas la sensación de felicidad, posiblemente porque estos medios utilizan la interacción como señal de aceptación y no recibirla genera el efecto contrario.

Los expertos aseguran que mientras los individuos usan más el internet, presentan falta de comunicación con la sociedad y síntomas de depresión. Esto se debe a que las personas publican diariamente las actividades de su vida privada; el estilo de vida y los lujos de algunos pueden llevar a otros a compararse y desarrollar la sensación de que su propia realidad no es lo suficientemente buena.

Aunado a esto, muchas veces no se percatan de que los días que malgastan comparándose con otros los pueden emplear para trabajar duro y mejorar su realidad.

Tendencia a la depresión

Los investigadores Padilla y Romero realizaron un estudio y con base en sus resultados concluyeron que la adicción a las redes sociales y la depresión constante que presentan algunas personas sí están relacionadas con la dependencia al internet. En este sentido, afirman que el autoestima bajo es un efecto de no estar conformes consigo mismos como ciudadanos y es en ese momento cuando se abstraen socialmente.

Es allí donde surge la adicción a las redes sociales, pues al no percibir el éxito en su vida real, recurren a internet para tratar de sobresalir en el mundo virtual como una forma de evadir la depresión, sin percatarse de que están utilizando un instrumento que los envuelve cada día más, cuando en realidad necesitan ayuda profesional para dejar de influenciarse por las redes sociales.

Te puede interesar:  Dieta de Definición para Hombre de 75 kg

Vidas inventadas

Muchas personas con autoestima baja son capaces de inventarse una vida diferente a la que llevan, para impresionar a otros seguidores y ser del agrado de todos en el ámbito virtual. Este comportamiento surge de la sensación de falsa felicidad que les genera publicar algo y recibir millones de likes, sin darse cuenta que se vuelven esclavos de las aplicaciones que los embellecen y olvidan lo que en realidad importa. Quizás te interese saber más sobre quedar embarazada después de un aborto.

Adicción a las redes sociales

En el día a día, las redes sociales operan como aparadores donde se expone todo lo que tiene que ver con la felicidad del individuo y muchos publican versiones muy diferentes a su realidad actual.

La adicción a las redes sociales no es más que una forma de llenar el vacío de una persona con baja autoestima, quien se refugia en esa sensación agradable que obtiene al visitar los perfiles de otras personas e imaginar una realidad más atractiva para sí misma, se convierte en una especie de reto personal para alcanzar una vida virtual soñada.

Las redes no tienen por qué ser perjudiciales ni peligrosas si sabes cómo utilizarlas, por ello es fundamental evaluar de manera consciente qué tanto las necesitas en tu vida diaria y siempre tener claro que jamás algo que tenga que ver con el exterior te dará la felicidad plena, ya que solo la encontrarás en el interior de ti mismo.