Sal rosa del Himalaya: Mitos y verdades acerca de ella

Hoy en día, la comercialización de la sal rosa ha crecido exponencialmente en el mercado pero ¿realmente sabemos qué es y los beneficios que otorga? Te invitamos a leer este artículo, para que aprendas todo lo que necesitas saber sobre la sal rosa del Himalaya, desde sus beneficios hasta los mitos que existen.

¿Qué es la sal rosa?

No se trata de una sal común con colorantes, ni de una sal milagrosa. La sal rosada del Himalaya es en realidad, un tipo de mineral que se extrae de las montañas de Pakistán. De hecho, es procedente de la halita y aunque muchos creen que es un producto tratado químicamente, su formación se da casi de la misma manera que se da la sal tradicional, las únicas diferencias físicas son el color y el tamaño.

Como hecho mencionado anteriormente, la sal rosada proviene de las montañas de Pakistán, más específicamente de una mina de sal de Khewra, en el distrito de Jhelum. Curiosamente, esta mina es solo la segunda más grande del mundo en producir estos cristales rosados. Aunque el mercado de la sal rosada es bastante grande, sus más grandes comercializadores son Estados Unidos, Australia y algunas partes de Europa.

La sal rosa del Himalaya lleva años en producción, sin embargo, es ahora, en un mercado más moderno e internación, que la sal rosada ha ganado bastante popularidad. No solo dentro de la gastronomía, sino que también en el mundo de la belleza y el esoterismo.

Si deseas leer otros artículos como este, te recomendamos leer jalea real en la categoría de Bienestar.

Formación

El proceso de formación de la sal rosada del Himalaya es interesante, los depósitos evaporíticos se forman cuando existe una precipitación de altas concentraciones de sal en el agua. Se cree que los depósitos de sal rosada fueron creados alrededor de la época Mesozoica, lo que lo ubica 255 millones de años. El choque de las placas tectónicas, de la India y Asia, hicieron que el mar se moviera lo suficiente para crear una formación de orógeno, esto es lo que hoy en día, se le conoce como la Cordillera del Himalaya.

La sal rosada tiene varios elementos, compuesto con un 98% de NaCL y 2% de elementos traza. Entre estos últimos podemos encontrar el Fe, que es el mineral responsable tan característico que tiene.

Usos

La sal rosa del Himalaya tiene varios usos. Sorprendentemente, no solo son aplicados a la gastronomía y otros aspectos culinarios, sino que distintas religiones, prácticas y cultos la han integrado a sus culturas, debido a su origen natural. Uno de los usos más comunes conocidos es dejar que la misma se disuelva en agua para crear agua mineral.

Por otro lado, también es utilizada como sal de mesa, es decir, como sal común, sin embargo, necesita de molinillos especiales que logren moler sus granos hasta que una consistencia aceptable para el paladar humano. En Alemania, el ministerio de Salud, ha hecho varios estudios de este tipo de sal y han logrado determinar que tiene hasta 10 tipos de oligoelementos diferentes, donde, el de mayor contenido es el cloruro sódico en un 98 %.

Te puede interesar:  30 Alimentos con yodo, beneficios y recetas fáciles

Este dato es lo que convierte este tipo de sal en sal no refinada. La sal rosada del Himalaya puede ser utilizada como sal kosher. Algunos médicos naturistas la utilizan en medicamentos pero no significa que no pueda ser reemplazada por la sal común.

Propiedades de la sal rosa del Himalaya

Debido a su gran crecimiento en el mercado, muchas personas cuestionan los beneficios que trae la sal rosa del Himalaya y si realmente es necesaria en la vida. Teóricamente, la sal rosa puede aumentar la energía, regular el pH de la sangre, reducir los líquidos e incluso reducir la presión arterial, sin embargo, estos beneficios no son muy diferentes a los observados ya en la sal común.

La sal rosa del Himalaya es bastante particular. A diferencia de otros tipos de sal, esta sal solo proviene de una mina de sal en Pakistán. Se considera que esta mina, es una de las minas más puras en el planeta, debido a su ubicación geográfica (cerca de la montaña Himalaya) y por su formación.

Desde que se descubrió se le han atribuidos varios beneficios, desde aplicaciones terapéuticas como aplicaciones cosméticas. Por otro lado, se dice que es la mejor fuente de electrolitos. Estas afirmaciones, lamentablemente, no han sido comprobadas científicamente.

SAL ROSA DEL HIMALAYA

Lo que sí se sabe de la sal rosa del Himalaya, es que en términos de composición, la sal rosa tiene los mismos minerales que la sal común. Muchos de los anuncios que hablan sobre sus poderes milagrosos, son campañas publicitarias, que tratan de vender su producto a cualquier costo.

¿y si es igual, porque se vende tanto? Es posible que esto sea más por su apariencia, que por sus supuestos beneficios. Es decir, comparada con una sal tradicional, la sal rosa del Himalaya llama la atención, creando un elemento atractivo para el consumidor. Un aspecto que muchas empresas aprovechan para vender.

Puedes leer otros artículos como este en nuestro blog, de hecho, te recomendamos leer vello facial.

La sal común

Antes de adentrarnos un poco más en el tema de la sal rosa, debemos hablar un poco de la sal común, ya que existen muchos mitos que hablan sobre ella. En líneas generales, la sal común ha recibido mucha negatividad, eso, por los prejuicios y estereotipos que se han creado en torno a ella.

Si bien es cierto que no hay que abusar de ella, la sal común no es tan dañina como muchos piensan. De hecho, este tipo de sal está constituida por un 40% sodio y un 60% cloruro. En cuanto al sodio, se conoce que es un nutriente esencial para el ser humano, que lamentablemente no puede sintetizarlas por sí mismo.

Es por eso, que toda dieta, debe tener una ingesta de este mineral. En cuanto a los beneficios, se ha demostrado que ayuda a mantener el volumen plasmático, el equilibrio ácido básico y el funcionamiento normal de las células, además de otros beneficios importantes. Lo podemos encontrar en varios alimentos, los más comunes son los mariscos, la leche y la carne.

Te puede interesar:  ¿Sabes Cuáles son las Células Satélite?, Te lo Contamos

Una de las cosas que lastima al ser humano es el consumo de productos ultraprocesados, que a su vez, no solo están llenos de grasas trans y azúcares, sino que cuentan con una enorme cantidad de sal, aumentando la dosis diaria que se debería ingerir. Cuando estos alimentos se convierten en la base de nuestra dieta, podremos encontrar el mineral que buscamos, solo que no en la medida correcta.

Más usos de la sal

La alimentación del ser humano debe ser muy variada, una persona normal, debería comer frutas, verduras y carne, en una porción moderada, a su vez, debe consumir algunos productos ultraprocesados, sin embargo, esta práctica solo debe ser ocasional. La sal común o la sal de mesa no representan un peligro para nuestra salud por sí solas.

Tanto adultos como niños, deben cuidar que el consumo de este tipo de alimentos, no exceda lo recomendado. Cuando existe un nivel elevado, se crean problemas relacionados con el consumo del sodio. El cuerpo humano, al ver que la cantidad de sodio que entra al cuerpo es mayor de lo que necesita, crea una absorción insuficiente de potasio, generando problemas de hipertensión arterial y otros problemas cardiacos.

Dicho esto, es importante no eliminar por completo la sal de nuestras vidas, ya que si dejamos de consumirla, se puede crear una disminución de la sensibilidad a la insulina, la alteración de los lípidos y adicionalmente, se aumenta el riesgo de tener problemas cardiovasculares.

Si este contenido te parece interesante, te invitamos a leer Alergia al sol  en la categoría de Bienestar.

La OMS y el consumo de la sal

La organización Mundial de la salud, es decir, la OMS, recomienda que el consumo de un adulto debe ser menor a 5 gramos al día. A pesar de esto, esto puede cambiar según las necesidades energéticas que requiera la persona en cuestión. No es lo mismo, un atleta de alto rendimiento a una persona común un poco sedentaria, las cargas energéticas funcionan de manera diferente.

SAL ROSA DEL HIMALAYA

Además, expresan que la sal que se debería usar es alguna que contenga yodo, lo que implica que la sal debe estar enriquecida en este elemento.

Sobre todo si se trata de mujeres embarazadas que están en el proceso de desarrollar el cerebro del feto. La sal común ayuda a optimizar las funciones mentales en general.

La clave de consumir sal, ya sea común o del Himalaya, es tener equilibrio con las cosas que incluyes en tu dieta. Siempre debes procurar que tu cuerpo reciba la cantidad de sodio que necesita para funcionar, ni más, ni menos.

Evita los alimentos ultraprocesados, si puedes vivir de una vida más amigable con el planeta. A pesar de que el temor a la sal lleva épocas, hoy en día, los diferentes estudios que se han realizado han demostrado que no es tan terrible como muchos piensan.

Mitos  de la sal rosa

Existen varios mitos que también giran en torno a la sal rosada del Himalaya y en este artículo esperamos aclarar algunos de ellos, para que así aprendas toda la información necesaria sobre este tema.

  • La sal rosada del Himalaya es de la montaña

No, la sal rosada del Himalaya lleva ese nombre por su aproximación geográfica a la montaña, no porque es extraída de allí. De hecho, la sal rosada proviene de una mina en Punjab, Pakistán y aunque este es el lugar que tiene la mayor extracción, hay otros sitios donde se puede encontrar.

  • El potasio y el magnesio son inexistentes

Muchas personas creen, que por sus elementos, la sal rosada tiene una menor cantidad de potasio y magnesio que la sal común y es así. Tiene un 98% de cloruro de sodio, el resto del porcentaje, son minerales como potasio, calcio y magnesio. Si estás buscando utilizar a la sal rosada como un alimento que te entrega esos minerales, podrías decepcionarte, ya que la cantidad es tan mínima, que no incide sobre el cuerpo.

  • El mismo sodio que la sal común

Curiosamente, un estudio realizado por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, comparó a una cucharadita de sal común con una de sal del Himalaya y se encontraron con que la sal común tenía 581 mg de cloruro de sodio, mientras que la sal del Himalaya solo tenía 388 mg.

Te puede interesar:  Retraso madurativo, todo lo que debes saber del tema

SAL ROSA DEL HIMALAYA

Visto de esta forma, si parece que el sal rosa del Himalaya tiene menos sodio, sin embargo, el estudio no tomó en cuenta de que los granos de esta sal son mucho más gruesos, por ende, una cuchara pesara menos que la de una sal mucho más fina, entonces, si los pesos son diferentes, es imposible determinar esto, ya que no están en un campo justo.

Si pesas un contenedor con sal común y uno con sal rosa del Himalaya, procurando que ambas tengan el mismo peso, entonces encontrarás que tienen la misma cantidad de cloruro sódico, solo que en volumen, una será más grande que la otra.

  • Es curativa como la sal marina

Por otro lado, hace ya muchos años, varios investigadores descubrieron las propiedades conservantes y curativas de la sal. Estos mismos se han estado estudiando durante mucho tiempo, así que no es de extrañar, que cada generación cree nuevos mitos entorno a la misma.

La sal no es un elemento milagroso, ni la sal común, ni la sal marina ni la sal rosa del Himalaya, puede curar una enfermedad por sí sola. La sal rosada ni siquiera ha sido tan investigada, todo lo que se afirma que hace es marketing.

SAL ROSA DEL HIMALAYA

  • Es más natural que otras sales

Este último mito es totalmente cierto. La sal refinada, es decir, la sal común, es sometida a varios procesos donde se le incorporan agentes que evitan que la sal se humedezca y se apelmacen. Esto logra que sea distribuida a nivel mundial. La sal rosada, no pasa por esos procesos, así que se cree que es más natural.

Si deseas leer más contenido como este, te invitamos a explorar nuestro blog. Tenemos una gran variedad de categorías y artículos originales, los mismos están llenos de entretenimiento y aprendizaje solo para ti. Te invitamos a leer nuestro último artículo publicado Beneficios del Café.

Nos interesa saber tu opinión, así que deja un comentario acerca de este artículo sobre sal rosada del Himalaya.