Quantcast

Salpa: Reproducción, alimentación, hábitat y mucho más

En este artículo encontrarás información relevante acerca de la salpa, además, conocerás acerca de su hábitat, reproducción, entre otras cosas más.

salpa-1
Conoce más acerca de esta interesante especie.

Salpa

Salpa, un extraño pez transparente. Los salpas, como comúnmente se les conoce a los sálpidos, son una familia de tunicados de la clase Thaliacea. Los tunicados son animales marinos, solitarios o coloniales, en forma de barril y de libre flotación.

De apariencia poco común, los sálpidos son cercanos ancestros de los peces y de los vertebrados. Poseen un corazón, branquias e incluso una especie de placenta. Son prácticamente transparentes, tubulares y gelatinosos con coberturas en cada extremo, destacando sólo la masa visceral. Algunas colonias miden muchos metros de longitud.

Su cuerpo es cilíndrico. Suelen ser de pequeño tamaño, típicamente miden entre 1 a 10 centímetros de largo. Se desplazan a la deriva y por contracción, bombeando agua a través de su cuerpo cilíndrico y gelatinoso, gracias a sus cinturones de músculos.

Éstos pequeños animales encadenados, son capaces de sincronizar sus contracciones musculares para desplazarse entre las corrientes, lo que representa un buen trabajo en equipo. Viven en comunidad y pueden también individualizarse. Se considera que son los animales multicelulares que más rápido se reproducen, ya que son capaces de doblar su número varias veces al día.

Reproducción

Poseen un complejo ciclo vital. Son hermafroditas y su forma de reproducción es la alternancia generacional obligatoria. Es decir, combinan una fase asexuada con otra sexual. Ambas fases coexisten en el mar, se multiplican muy rápido. Los individuos asexuados corresponden a la fase vital solitaria y se denominan oozoides y los individuos sexuados pertenecen a la fase “agregada” del ciclo vital y conocidos también como blastozoides.

En la fecundación interna (fase vital solitaria) los embriones dan directamente un adulto solitario con forma de barril y donde se crean cadenas de decenas a centenares de individuos, que se separan del padre siendo aún pequeños. Individuos asexuales (oozoides).

Éstos aumentan de tamaño a la vez que se alarga el estolón, en el que se forma una cadena de salpas sexuadas (fase “agregada” del ciclo vital) individuos conocidos como blastozoides. Los cuales permanecen unidos mientras nadan y se alimentan, y cada uno va creciendo en tamaño y en la cadena van reproduciéndose sexualmente, con un oozoide embrionario creciendo unido a las paredes del cuerpo del padre.

Los blastozoides son hermafroditas secuenciales, que maduran en primer lugar como hembras, y luego son fertilizadas por gametos masculinos producidos por cadenas más viejas.

Los oozoides se separan de sus padres blastozoides, se alimentan y crecen en su fase solitaria asexuada, cerrando así el ciclo vital de las salpas. La alternancia generacional permite un paso generacional rápido, conviviendo y alimentándose juntos tanto los individuos solitarios como las cadenas agregadas.

Cuando las algas microscópicas proliferan, los salpas se sacian y se reproducen de forma asexuada y explosiva. Un salpa solitario germina una cadena de varias decenas de minúsculos individuos, ellos crecen y crecen, alcanzando el tamaño adulto. Ciertas cadenas pueden, de esta manera, alcanzar más de diez metros de largo.

salpa-2

Alimentación

Se alimentan de fitoplacton que son organismos fotosintéticos. El fitoplacton transforma el dióxido de carbono en biomasa en las capas superficiales de los océanos y los salpas favorecen un viaje más rápido a aguas profundas.

Su manera de responder a la abundancia del fitoplancton hace que sea una razón de éxito para su superviviencia. Cuando hay mucha comida, los salpas producen rápidamente clones, que recogen el fitoplancton y pueden crecer a un ritmo que es probablemente más rápido que el de cualquier otro animal multicelular, eliminando rápidamente el fitoplancton del mar.

Pero si el fitoplancton es demasiado denso, las salpas pueden atascarse y hundirse en el fondo. Tienen un papel y función muy buena para el ecosistema. Son capaces de alimentarse de bacterias, fitoplancton y pequeñas larvas de zooplancton, atrapan el carbono en estos compartimentos del ecosistema en forma de pelotas fecales que pesan más y acaban yendo al fondo. Secuestran así el carbono.

Los salpas son la única especie del Mediterráneo capaz de alimentarse de la Caulerpa taxifolia, esa alga exótica y tóxica conocida como “alga asesina” que está colonizando los fondos.

Ante todo esto, se han convertido en grandes protectores de los fondos marinos, al ser una de las pocas especies que se alimentan del enemigo de las praderas de posidonia oceánica, de gran valor en la dinámica sedimentaria y donde se calcula que habitan más de 1.400 especies entre vegetales y animales.

Hábitat

Estos peces tienen condiciones para vivir tanto en aguas frías, como en aguas cálidas. Por lo general viven cerca de la superficie, aunque algunas prefieren las aguas profundas. Las mayores concentraciones están en el océano Antártico. Son comunes en mares ecuatoriales. Su hábitat se localiza pegado a las rocas de aluvión de zonas poco iluminadas.

Otras características y curiosidades de la salpa

Curiosamente, algunos marineros le llaman “salema” a la salpa, que significa soñadora. Y dicen que fuera del agua “es oro, color oro”. Pero la realidad es que se las puede considerar como oro por su fundamental ayuda a conservar las praderas de posidonia para que el mar Mediterráneo sea como era cuando éramos niños.

Los expertos suelen considerar que las salpas, completamente inofensivas para los seres humanos, pueden absorber en torno a 4.000 toneladas de CO2 al día para sedimentarlo en los fondos marinos. Contribuyen activamente al mantenimiento y al cuidado del ecosistema, más concretamente en el ciclo de carbono oceánico ya que atrapan el carbono en pelotas fecales que terminan en los fondos marinos.

Las salpas son arrastradas por las corrientes en forma de hileras y pueden ser vistas en la superficie. Está bien preguntarse qué son las salpas. No se trata de peces ni medusas y pese a que han sido muy poco estudiadas, sí se puede confirmar que, al menos estructuralmente, se parecen más a los vertebrados que a las propias medusas.

Si este artículo fue de tu agrado, le recomendamos encarecidamente que visite nuestro artículo sobre características de los peces, para aprender más sobre nuestros amigos que se encuentran en el fondo del mar.

Deja un comentario