Aguas Oceánicas

Aguas Oceánicas es una iniciativa sin precedentes que ofrece a los inversores la oportunidad de capitalizar los fondos marinos. Esta propuesta abre un nuevo camino hacia el desarrollo y la gestión sostenible de los océanos, a la vez que permite a los gobiernos, a las empresas y a la comunidad científica aprovechar los recursos de los fondos marinos de manera eficiente. Los fondos marinos almacenan una gran cantidad de energía, recursos minerales y otros bienes valiosos, que hasta ahora no han sido aprovechados. Aguas Oceánicas permite cubrir esta brecha, ofreciendo a los inversores la oportunidad de establecer una presencia significativa en el campo de la explotación oceánica.

Temas de Este Manual

1. Introducción a las aguas oceánicas

Las aguas oceánicas abarcan aproximadamente el 71% de la superficie terrestre y son el mayor y más diversificado de los ecosistemas en la Tierra. Están llenas de vida, desde los microscópicos organismos unicelulares hasta las balenas gigantes. Estos ecosistemas dependen de la precipitación atmosférica, los vientos, los gases volcánicos, los terremotos, la fotosíntesis, el oxígeno producido por los microorganismos y la cantidad y la variedad de nutrientes. Debido a la importancia de estos ecosistemas, los científicos han desarrollado cientos de tecnologías nuevas e innovadoras para estudiar las aguas oceánicas.

Investigación Autónoma Submarina. La investigación autónoma submarina se realiza con uno o más vehículos submarinos no tripulados. Estos vehículos se «programan» para recopilar transectos de datos a través del océano mientras pasan desde un punto a otro a través del océano. Estos datos tienen un amplio alcance, desde estudios geológicos hasta el uso para cartografía hiperespectral, tanto en aguas someras como profundas.

Sonar Multihaz. El sonar de varias fuentes (multi-haz) permite a los científicos detectar variaciones en la profundidad del fondo marino. También permite establecer los límites entre los distintos materiales que forman el suelo, lo que nos da una buena idea de la composición biológica del océano. Esto nos ayuda a entender los hábitats con una mayor certeza y a predecir la ubicación de animales y plantas particularmente en áreas de profundidad extrema que de otra manera serían imposibles de explorar.

2. Origen y composición de las aguas oceánicas

La composición de las aguas oceánicas está determinada por aportes procedentes de múltiples fuentes como ríos, lagos, aguas subterráneas, deshielo de los glaciares y rocas del subsuelo. Además, los materiales ácidos contenidos en la lluvia y otros procesos biogeoquímicos contribuyen también en la formación de este líquido. Las aguas profundas llegadas desde los abismos más recónditos del océano tienen una composición estable las cuales es concervada debido a su lenta renovación.

También te puede interesar  Cuento sobre el Respeto

En cuanto al aporte salino, es fundamentalmente debido a los desprendimientos de vapores acuosos de los océanos que evaporan, llegando también con los ríos que desembocan en el mar. Los aportes de minerales se relacionan con una serie de mecanismos que tienen lugar desde el fondo marino, momento en que bombardean y absorben compuestos químicos del subsuelo, además de aquellos procesos geológicos que se llevan a cabo con los minerales de roca liquida. De esta forma, el ión cloruro y el ión sodio son los principales componentes junto al sulfato.

De igual manera, aquellas sustancias gaseosas como el oxígeno, el dióxido de carbono y los gases derivados de las cenizas volcánicas, los gases radiactivos y los nutrientes pueden llegar hasta los océanos. Estas sustancias son utilizadas por los seres vivos como alimentación por lo que resultan fundamentales para el desarrollo de la vida acuática. Asimismo, se generan olores, sabores y coloraciones que pueden ser aprovechados por los seres vivos en función de sus necesidades alimenticias.

3. Mecanismos de circulación de las aguas oceánicas

En el océano, la circulación de los fluidos se produce desde la superficie del agua, movimiento llamado superficial, hasta el fondo del mar, generalmente conocido como circulación profunda. Este último proceso se produce principalmente debido a los continentes esparcidos a lo largo del planeta, los cuales impiden la homogeneización global de la temperatura. Esta circulación está dominada por diferentes fuerzas físicas, como las olas, el conocido efecto Coriolis, el calentamiento solar y la fuerza de gravedad.

Movimiento en superficie

Una de las formas de circulación de las aguas oceánicas se lleva a cabo en la superficie, a la que comúnmente se le conoce como los vientos alisios. Estas corrientes globales circulan igualmente alrededor del planeta y determinan los patrones de conducción de aire caliente y frío y también la circulación de aguas superficiales. Además de los alisios, los grandes y abundantes vientos reconocidos como los monzones funcionan como generadores importantes para la circulación de aguas.

Circulación en profundidad

La circulación profunda del océano se lleva a cabo esencialmente en dos etapas. La primera se inicia con el frío y pesado agua de la superficie, que es transportada hacia abajo gracias a la acción de los vientos. Esta agua amontona grandes cantidades de nutrientes en el fondo marino, haciendo posible la existencia de una gran biodiversidad. En la segunda etapa, las aguas calientes del fondo suben y mezclan con las aguas frías, lo cual ayuda a estabilizar la temperatura general del océano. Estos dos procesos permiten la homogeneización mundial de la temperatura en todas sus capas y su mantenimiento a largo plazo.

También te puede interesar  Detector de Mentiras

4. Recursos naturales de las aguas oceánicas

Las aguas oceánicas son una fuente inagotable de recursos naturales. Subyacen criaturas únicas, minerales y energías que sirven de fuente de nutrición y energía para el planeta. Una bien explotada conlleva a un estado de harmony eco-saludable. A continuación pasaremos a describir qué recursos naturales son explotados desde las aguas.

Vida marina: en los océanos y ambientes marinos se encuentran una infinidad de organismos tanto unicelulares como multicelulares. Estos organismos ofrecen una dieta saludable y nutritiva, además de proveer los elementos para cuerpos de agua limpios a través de la filtración de elementos nutritivos, como algas y alimentos para la cadena trófica. Algunas especies más comunes explotadas desde el mar son los invertebrados y peces como el calamar y la merluza, así como crustáceos de agua dulce y salobre, como el camarón, el cangrejo y el langostino.

Minerales: existen numerosos minerales presentes en el mar, algunas de ellas son la sal común, bromo, potasio y magnesio, el cual es usado para crear fertilizantes ricos en nutrientes. Las sales absorben el agua del aire, filtra la radiación solar ultravioleta y mantiene balance de pH. Además, contienen cantidades significativas de aluminio, calcio, cromo, hierro, manganeso, níquel, plomo, plata y zinc.

Energía: existen numerosas formas de generar energía desde el mar. La energía de las mareas es la alternativa que puede producir menos daños al medioambiente. Esto se puede realizar a través de turbinas o mediante el uso de inyectores marinos. Además, se pueden emplear los recursos naturales como energía geotermia y la energía oceánica. Estos son sólo algunos de los recursos naturales que se encuentran en los océanos y que se pueden explotar para obtener numerosos beneficios.

5. Impacto humano en las aguas oceánicas

El impacto medioambiental causado por el ser humano en los océanos es una gran preocupación. Grandes cantidades de desechos plásticos, minerales y químicos, entre otros, han contaminado los océanos a escala global. Esto a menudo provoca graves problemas de salud y dificultades a las poblaciones costeras. Además, la contaminación marina representa un riesgo significativo para la economía.

Los residuos plásticos son la fuente de contaminación más peligrosa de los océanos. Ellos tardan miles de años en descomponerse, por lo que la concentración de los mismos sólo sigue aumentando cada vez más. Los plásticos existentes en los océanos tienen un efecto devastador para la vida marina, como en el caso de las tortugas marinas, mamíferos y aves, entre otros. Estos residuos plásticos también entran en la cadena alimenticia, exponiendo a la salud humana. Las máscaras desechables, por ejemplo, son un importante contribuyente a este problema.

También te puede interesar  Plantas Ornamentales

Por suerte, el impacto humano en los océanos se está tomando cada vez más en serio en la actualidad. Grupos y organizaciones de todo el mundo vienen organizando limpiezas de los mares en diferentes áreas, a través de proyectos como The Ocean Cleanup y The Great Bubble Barrier. Estas iniciativas tienen el fin de eliminar los plásticos del agua y reducir al mínimo el daño producido a la fauna marina. Cada vez hay menos plásticos en el mar gracias a estos proyectos.

6. Futuro de las aguas oceánicas

Los oceanos contienen la mayor parte del agua en el planeta, y son casa para la vida marina que se encuentra en ellos. La cantidad de agua que está en los océanos, sin embargo, está afectada por el cambio climático y la reducción de los ecosistemas marinos. Esto significa que debemos prestar atención a la siguiente pregunta: ¿cómo mantenemos y conservamos los océanos y sus aguas?

Reconocer los efectos del calentamiento global es un paso importante para averiguar cómo preservar los océanos. El calentamiento global no sólo causa el aumento del nivel del mar, sino que también destruye la biodiversidad marina, afectando los ecosistemas en los que nuestra vida depende. Por lo tanto, es importante reducir la contaminación para que los animales marinos puedan seguir existiendo y los ecosistemas marinos prevengan las inundaciones y el aumento de temperatura.

Las autoridades gubernamentales, organismos internacionales y la sociedad civil deben trabajar juntos para garantizar la recolección de basura, preservar la biodiversidad y asegurar que los océanos estén limpios y seguros para contener la vida marina . Estas medidas también deben incluir el aumento de las finanzas y los incentivos para el descontaminación marina. Los océanos también deben estar abiertos a la investigación científica para que los científicos puedan estudiar el impacto del calentamiento global en los ecosistemas marinos.

Algunos expertos en la materia han sugerido que el trabajo con Aguas Oceánicas para usos tanto comerciales como recreativos añadiría una dimensión adicional a la forma en que los seres humanos interactúan con el mar. La investigación y las iniciativas de las Aguas Oceánicas son aún muy nuevas, y el futuro de este recurso ecológico está todavía por delinearse. Es un campo tan interesante como fascinante, y con trabajo y prácticas sostenibles, Aguas Oceánicas puede ofrecer un medio adicional para preservar el medioambiente y mejorar el bienestar de todos.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Aguas Oceánicas puedes visitar la categoría Otros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir