Cambios Físicos en los Niños

Los niños experimentan gran cantidad de cambios físicos mientras crecen, desde un cambio dramático en la talla hasta precisamente matizadas modificaciones en los órganos internos. Estas transformaciones son factor fundamental en la maduración cognitiva de los jóvenes, así como en la construcción de su identidad. Cada una de ellas afecta a los hábitos, emociones y acciones que los niños ejecutan en sus vidas diarias. En este artículo se discutirá y analizará el tema de los cambios físicos entre los niños y su consecuente influencia en la educación y la maduración de estos pequeños.

Temas de Este Manual

1. ¿Cuáles Son los Cambios Físicos de los Niños?

Los cambios físicos en la niñez pueden comenzar desde muy temprano, a partir de los seis meses de vida. Es durante este periodo de la vida, conocido como periodo de la infancia, que los niños experimentan un crecimiento y desarrollo acelerados y notables, así como una modificación de su aspecto físico.

Durante los primero tres años la acumulación de peso, el crecimiento en altura y la maduración ósea se encuentran entre los cambios físicos más notorios. Al comienzo de la niñez, alrededor de los dos años de edad, el peso dobla y alrededor de los tres años se triplica.

Para los cinco años de edad, los niños han experimentado una ganancia de altura de aproximadamente 50%, incremento en su circunferencia craneal así como el crecimiento de sus órganos corporales. Durante la infancia también se experimenta una modificación en la estructura nasal, una mejora en los músculos ademanes y una reducción significativa de áreas de grasa que sobran de los primeros meses de vida.

2. La Importancia de Los Cambios Físicos en Niños

Durante el desarrollo del niño, los cambios físicos tienen un papel importante. Estos cambios permiten al niño alcanzar la madurez que conducirá a la autosuficiencia en la edad adulta. En esta etapa de la vida, los niños experimentan diferentes etapas en su maduración física que varían desde el nacimiento hasta la adolescencia.

También te puede interesar  Niños con Capacidades Diferentes

Durante el primer año, una de las principales señales de madurez física es la adquisición de la habilidad para sostenerse en sentado. Esto sucede a partir de los 4-5 meses de vida. Al comienzo, los niños se sostienen en posición sentada solo con el apoyo de la madre o de otra persona. Gradualmente, los pequeños fortalecen su espalda y adquieren la habilidad de mantener una postura sentada por sí mismos.

Entre los 3-4 años, los pediatras comienzan a observar los primeros avances en la marcha, logrados gracias a la fuerza muscular adquirida, además del dominio de la postura en pie. Esta etapa fue un paso significativo para el niño ya que permite a los niños experimentar más fácilmente el mundo que los rodea. Esta etapa se incrementa con el transcurrir del tiempo, pero la madurez física alcanza su punto culminante durante la adolescencia. En esta etapa los niños desarrollan el aspecto corpóreo adulto que los caracteriza.

3. Cuándo Se Medirá el Crecimiento y Desarrollo del Niño

Es importante enmarcar cada etapa de desarrollo como una oportunidad para evaluar y medir el crecimiento y desarrollo del niño. Los niños no se desarrollan al mismo ritmo, pero generalmente hay hitos de desarrollo esperados para la edad adecuada. Estos hitos pueden ayudar a los padres y profesionales de la salud a detectar problemas tempranos.

Los primeros dos años son claves, ya que los niños experimentan el crecimiento más rápido durante este periodo. Al enfocarse en esta etapa temprana, es posible identificar problemas  en etapas más tempranas, lo que permite comenzar un tratamiento temprano para algunos trastornos de salud mental, comportamientos, y habilidades. Verificar que un niño progresa adecuadamente a través de esta etapa clave puede también servir como un mecanismo para evitar problemas más avanzados en el futuro.

Los padres deben ser conscientes de los principales hitos físicos y emocionales que se esperan mediane un periodo de tiempo determinado. Los hitos principales se basan en la edad, el crecimiento -en altura y peso- , el desarrollo del lenguaje, y el desarrollo de habilidades motoras simples. En general, los profesionales de la salud recomiendan evaluar estos hitos en 3, 4, 5, 6, 9, 12, 18, 24 y 36 meses de edad.

También te puede interesar  Cómo Enseñar los Números

4. ¿Cuáles Son Los Cambios Físicos Mas Comunes en Niños?

La adolescencia está llena de cambios, especialmente cambios físicos. Estos cambios pueden provocar confusión y ansiedad, tanto en los jóvenes como en sus familias. Aceptar estos cambios no siempre es fácil, pero saber lo que se espera de ellos puede ayudar.

Durante la pubertad, los niños sufren algunos cambios específicos y comunes. El crecimiento es uno de los cambios físicos más obvios para los niños. Los niños se vuelven más altos y más fuertes que sus compañeros de la misma edad. Debido al aumento de su estatura, los niños tienen mayor riesgo de lesiones. Es recomendable que practiquen ejercicios de fortalecimiento de la espalda, los abdominales y los músculos de las piernas.

Además del crecimiento, el cuerpo de los niños comienza a desarrollar características sexuales. Esto puede ser cambios en la voz, cambios en el vello corporal y el desarrollo de los músculos. Estos cambios comienzan entre los 11 y 13 años para los chicos, aunque algunos comienzan antes o después. Algunos adolescentes pueden notar que les salen acné o granos, especialmente en el área T. Esta es una reacción normal a la producción de hormonas, y no debe ser motivo de preocupación.

5. Los Factores Que Influyen En Los Cambios Físicos De Los Niños

Con la llegada de la adolescencia, los niños experimentan cambios físicos y hormonales en el proceso de crecimiento y maduración. Aunque los cambios físicos son más notorios en los adolescentes, los niños también experimentan una serie de cambios físicos. Los factores que influyen en los cambios físicos son numerosos, pero aquí hay algunos de los principales.

Genética: La genética es una de las principales influencias en los cambios físicos durante la infancia. La herencia genética es la responsable del color de la piel, la altura, el peso, la estructura ósea, entre otras características. Los genes también influyen en la rapidez con que un niño puede alcanzar una etapa de crecimiento, como en la edad a la que comienzan las pubertades.

También te puede interesar  La Gratitud para los Niños

Nutrición: La nutrición es un factor muy importante para el crecimiento y el desarrollo de un niño. Una dieta nutritiva puede permitir que un niño alcance su potencial máximo y tenga los nutrientes necesarios para el desarrollo físico. Una buena nutrición es esencial para que un niño crezca y se desarrolle adecuadamente.

Exposición al ejercicio: El ejercicio es clave para el buen desarrollo de todos, incluidos los niños. La actividad física puede ayudar a los niños a desarrollar fuerza y resistencia, así como a mantener un peso saludable. El ejercicio también contribuye al fuerte desarrollo óseo. Una buena cantidad de ejercicio puede ayudar a un niño a ser saludable física y emocionalmente durante su infancia.

6. La Preparación del Niño Frente a Los Cambios Físicos

Es imprescindible preparar a los niños para enfrentar los cambios físicos. Estas modificaciones incluyen el comienzo de la pubertad y el aumento en altura y peso.

La conversación

  • Es importante conversar con los niños acerca de los cambios físicos.
  • Explica de un modo claro y sencillo los cambios que ocurrirán.
  • Explica también cómo puede mejorarse la autoestima.
  • Protégelo de los estereotipos ofreciendo información y recursos objetiva.

Explora con tu hijo

  • Ayuda a tu hijo a explorar los cambios que está experimentando.
  • Invítalo a hablar con otros niños y adultos sobre la transición.
  • Ofrécele consejos acerca de cómo lidiar con los cambios físicos.
  • Descúbralo más de cerca respondiendo preguntas y ofreciendo consuelo.

Involúcrate en su vida

  • Asegúrate de que tu hijo se sienta cuidado.
  • Mantente al pendiente de sus actividades y de sus entornos social.
  • Reconozca y valore los logros de tu niño.
  • Ayúdale a tomar buenas decisiones sobre su salud y bienestar.

Al momento de los cambios físicos en los niños, es fundamental sentar una base sólida para su desarrollo. Proporcione a sus hijos un ambiente seguro para abordar los cambios físicos y emocionales, brindándoles la educación y el apoyo necesarios para que puedan sentirse cómodos a su edad. Esto no sólo afectará positivamente la forma de los niños de encarar sus cambios físicos, sino que también les ayudará a prepararse para los múltiples desafíos de la vida.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Cambios Físicos en los Niños puedes visitar la categoría Educación y Aprendizaje.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir