Quantcast

Falta de comunicación, todas las consecuencias que trae

La comunicación es elemento clave que facilita la adecuada convivencia. Sin embargo, en muchas familias existen casos de falta de comunicación entre sus miembros parejas, padres e hijos. En tal sentido, te invitamos a leer el presente artículo donde profundizaremos acerca de este tema.

 Falta de Comunicación

La comunicación es el medio que utilizamos las personas para relacionarnos los unos a los otros. Es decir, es la transmisión de ideas y significados a través de datos, pensamientos y valores.

En tal sentido, permite el establecimiento de las relaciones interpersonales y facilita la convivencia social. De ahí que en la familia, la comunicación permite la expresión de sentimientos y la satisfacción de necesidades de todos los miembros que la integran.

No obstante, un elevado porcentajes de familia a escala mundial presentan debilidades para compartir, integrarse e interrelacionarse los unos a los otros. Tal situación se asocia a la falta de comunicación entre la pareja, padres e hijos. Puedes leer el enlace sobre la amabilidad

En el ámbito familiar la comunicación debe ser la piedra angular que guía las acciones de todos sus miembros. Por tales razones, se ha de sustentar en el respeto, el entendimiento, la comprensión y los sentimientos.

Cuando hablamos de la familia, pareciera ser que la comunicación que existe en este contexto es asertiva. Pero muchas tienen la presencia de situaciones que afectan las relaciones comunicativas. Es por ello que hay la necesidad de conocer el por qué en muchas familias existe falta de comunicación.

falta de comunicación

En el ámbito familiar

La familia desde una perspectiva legal se conceptualiza como la relación o vínculo que existe entre las personas por su consanguinidad.

Ahora bien, ubicando este concepto de manera más concreta, se puede definir que son aquellos miembros  donde encontramos padre, madre e hijos que cohabitan en un mismo hogar. Por tanto, los miembros de este entorno están unidos no solo por la sangre, sino por los sentimientos.

Cada familia se caracteriza por situaciones, acontecimientos y hechos que todos sus integrantes enfrentan con amor, respeto y solidaridad. Elementos que permiten establecer un vínculo claro e inequívoco sobre su proceso comunicativo entre la pareja, padres e hijos.

De ahí, que comunicarse debe ser una forma idónea para que puedan ayudarse mutuamente a resolver las situaciones problemáticas que pudieran presentarse.

No obstante, la falta de comunicación es una debilidad que enfrentan muchas familias en la sociedad actual. Por tanto existen diferentes causas y consecuencias de la falta de comunicación:

Falta de comunicación

Entre las parejas

La pareja en el contexto familiar ha de estar unida por el vínculo del amor. Cuando una pareja inicia su relación con un proyecto de  vida en común, entonces comparte un lazo emocional.

El amor les permite permanecer unidos y enfrentar las dificultades, buscándoles soluciones de manera apropiada para el beneficio y bienestar familiar. De ahí que la comunicación es la manera para resolver sus conflictos.

Convivir no es nada fácil. Pero las diferencias, han de solucionarse a través de la comunicación asertiva. Sin embargo, la  pareja se aleja del proceso de comunicación adecuado.

A lo anterior, puede referirse que estas situaciones a las cuales se enfrenta la pareja durante la convivencia diaria y que no fluyen positivamente, se deban generalmente por la falta de comunicación. Es decir, la manera poco apropiada para comunicar sus opiniones y sentimientos.

Factores que influyen  en la Falta de Comunicación entre parejas

La comunicación de la pareja ha de visualizarse como una acción bidireccional, donde cada uno de sus miembros posee su peculiaridad, porque son seres individuales que piensan, sienten y se comunican en el escenario que ahora se denomina familia.

En este aspecto, los seres humanos necesitamos sentirnos amados. Por ello, nos unimos en pareja para dar libertad a esos sentimientos. Cuando una pareja está establecida y comparten un espacio común se establece o constituye una familia.

Ahora bien, la pareja es aquella que comparte vivencias,  interactúa con el otro, demuestra afectividad y sentimientos.

Sin embargo, a veces en la pareja existe falta de comunicación. Aunque hay que entender que comunicarse sobrepasa lo verbal.

El proceso comunicativo está referido también a gestos, miradas e incluso hasta el silencio también puede transmitir mensajes que afecta a la pareja. Entre los factores que se involucran, tenemos:

Costumbre

Existen parejas que desde el principio pocas veces se comunican. Es decir, comparten el hogar, pero el diálogo y la conversación son los verdaderos ausentes de la relación.

En este caso, sólo establece comunicación cuando se presentan situaciones familiares que él o ella consideran importantes.  Lo que trae como consecuencia la apatía y una vida en pareja que se acostumbra a vivir unidos pero no se comunica.

Críticas hacia el otro (Irrespeto)

Muchas veces la falta de comunicación se debe a que un miembro de la pareja tiene dificultades para comunicar al otro sus sentimientos y emociones porque considera que la reacción será inapropiada.

También se observa las críticas sobre el otro miembro. Pero éste en vez de manifestarlo, simplemente prefiere callar. Aunado a ello, la falta de comunicación se debe también el irrespeto que uno de los dos comete contra el otro. A veces se ofende la pareja con palabras obscenas que hace que la comunicación cada vez se debilite e incluso la relación de pareja en sí.

En otras oportunidades, uno de ellos calla para prevenir peleas, pero esto no es bueno, se debe tener la capacidad de defenderse opinando o emitiendo alguna opinión con respecto a las críticas que se le hace pero de forma tranquila y midiendo las palabras.

falta de comunicación

Esta falta de comunicación se torna en un elemento común en la pareja. En este caso la vida se convierte en una situación familiar tensa que muchas veces conlleva a la desintegración o separación de la pareja.

Ignorar a la pareja

Otra situación de la falta de comunicación con la pareja puede suscitarse motivado a falta de atención a lo que dice o expresa. Generalmente, uno de los dos intenta comunicarse pero el otro hace caso omiso de lo que opina.

Ignorar al otro es por tanto, la evidencia de la falta de comunicación entre la pareja. Esto se aprecia cuando la pareja descuida y es indiferente con otro. Es decir, no muestra interés por lo ésta tenga que opinar o conversar.

Es por ello, que la manera de comunicarse en pareja ha de ser a través de una comunicación abierta, flexible, asertiva y sobre todo recíproca. Pero cuando uno de los miembros ignora al otro genera sentimientos como la decepción y baja la autoestima.

Por otra parte, se va  acrecentando la falta de comunicación. Así, que un miembro de la pareja decide no comunicarle nada de lo que suceda, sienta o requiera porque considera que su pareja simplemente no le interesa o no le entiende.

Falta de comunicación

Actitud Agresiva

Hay casos de parejas donde en vez de comunicar lo que siente o le afecta, actúa con expresión de violencia hacia la pareja. Esta falta de comunicación caracterizada por actitud agresiva en la pareja  culmina probablemente en el establecimiento de la ira, enfado y el maltrato físico o verbal. Situación que a su vez conduce a debilitar la relación de pareja.

Años de relación

Existen casos de parejas que llevan años unidos y que comienzan a distanciarse en su proceso comunicativo.  Situación que a veces sucede porque algunos de los dos o se ha acostumbrado a mantenerse sumiso.

Quizás porque el amor se ha perdido, pero prefieren mantenerse unido, entre otras razones por mantener las apariencias. Esta falta de comunicación en estas alturas, aunque no se crea, amerita solventarse.

En tal sentido, si se ha pasado tanto tiempo juntos, entonces llegó el momento de hacer un esfuerzo por comprenderse y comunicarse. Especialmente cuando nuestros hijos han crecido, se han marchado e incluso sus propias familias han consolidado.

Falta de comunicación

Cuando hemos quedado de nuevo, solo en parejas, ahora este dúo está para ayudarse, compartir, relacionarse y sobretodo comunicarse. Pero si se suscita todo lo contrario, la situación puede culminar que las parejas de tantos años se separen.

La presencia de los hijos

Muchas veces la pareja aluden la falta de comunicación debido a la presencia de los hijos. En algunas familias, la pareja deja de conversar sobre sus preferencias porque consideran que el tema de conversación que debe usar tiene que estar asociado a su descendencia, es decir, sus hijos.

En este caso,  sus asuntos pasan a un segundo plano y se ignoran por completo. Así que la presencia de los hijos, en vez de elevar el compromiso y la facilidad comunicativa entre ellos, se debilita y a veces conduce incluso a la separación.

Hacer inferencias y conjeturas

La falta de comunicación entre la pareja, también se aprecia cuando un miembro se imagina las cosas o las supone, es decir, hace inferencia e incluso decide sobre el otro.

Se imagina lo que el otro quiere, siente o padece, pero no porque lo conversan, sino por el simple hecho de inferir. Sin que la pareja lo comunique. Lo que hace que ocasiona una actitud sumisa y acepte todo sin decir algo y oponerse.

falta de comunicación

Mantener silencio

Una de las consecuencias de la falta de comunicación en la pareja, es que un miembro prefiere no comunicarse con el otro para evitar conflictos, pero esta situación va ocasionando a su vez, que la pareja se desintegre.

Otras causas

La falta de comunicación puede deberse al estrés por las ocupaciones de la pareja, la ausencia de tiempo, poco espacio para la distracción y el entretenimiento.

Por otra parte, a veces se interpreta de manera equívoca el mensaje gestual que emite la pareja. Esta forma de errar, puede generar malos entendidos, afectando así nuestros sentimientos y a su vez, la comunicación.

Toda pareja ha tenido y tiene durante la vida en común algún tipo de diferencias. Pero eso no debe ser motivo para guardar resentimientos y ser orgulloso.

Porque esta forma trae consigo resentimientos y por ende afecta los sentimientos de la pareja.

Consejos para solucionar este problema

La comunicación equilibrada se puede rescatar entre la pareja. Además es preciso poner en práctica diferentes acciones que pueden favorecer el proceso comunicativo y estabilidad de la pareja. Tales pasos se sugieren a continuación:

Buscar el lugar adecuado para conversar

Si como pareja se ve afectado por cualquier circunstancias, no se quede callado, debe conversar con su pareja.

Es preciso encontrar momento, lugar, tiempo y espacio para conversar con la pareja. Además, cuando por cualquier causa se está enojado con la otra parte, hay que esperar que hayamos superado este sentimiento para poder hablar.

Emitir mensajes que sean específicos

La comunicación en la pareja debe ser precisa. Es decir, no imaginarnos que el otro nos conoce y sabe sin que le manifestemos lo que queremos decir. Así que hay que ser explícito.

Ser breve

Con la pareja al momento de comunicarnos debemos ser breves, claros y concisos. Ello, con la finalidad de facilitar el otro la intervención y su capacidad para oír.

Falta de comunicación

Ser flexibles y aceptar una crítica constructiva

Todos debemos aceptar que hemos podido cometer un error y estar dispuesto a enmendarlo. Esta es una de la manera de minimizar la falta de comunicación.

Usar un lenguaje positivo

Expresar los deseos en forma clara para que el otro pueda entendernos y atender las necesidades

Llegar a acuerdos

La pareja debe intentar consensuar y llegar a acuerdos en donde ambos se sientan cómodos y sea un ganar-ganar.

Expresar lo que nos disgusta

Tenemos que poseer las habilidades para expresarle a nuestra pareja lo que nos desagrada, pero no de manera despectiva, sino de forma adecuada que nos entienda y trate de cambiar. A esto se agrega, que es claro que debemos aceptar las críticas para con uno también.

Falta de comunicación

Entre padres e hijos

La comunicación asertiva entre padres e hijos debe ser la forma más idónea para contribuir con el equilibrio, convivencia y armonía familiar.

No obstante, muchos padres tienen debilidades comunicativas con sus hijos lo que puede inferir en la formación de valores, normas y principios de los jóvenes.

La falta de comunicación entre padres e hijos, generalmente se suscita cuando los jóvenes llegan a adolescentes.

Primero, porque el cambio del joven por su edad hace que este esté más predispuesto hacia sus progenitores, en el sentido de llevarle la contraria.

Pero, si éstos desde pequeños conviven con padres donde se dialoga y conversa frecuentemente, tales cambios son tolerables, porque los hijos en este caso estarían acostumbrados a dialogar.

Falta de comunicación

En tal sentido, a pesar de los malos entendidos que pudieran generarse, serían fáciles de solucionar porque es lo que han observado en el contexto familiar.

Sin embargo, cuando en la familia hay falta de comunicación entre padres e hijos, eso se debe a muchas causas, que a su vez conducen a una serie de consecuencias que afecta la paz y la convivencia familiar.

Factores que influyen en la Falta de comunicación entre padres e hijos

La falta de comunicación  generalmente se inicia por diferentes factores que dan origen el problema de convivencia familiar entre padres e hijos, tales como se reflejan a continuación:

Falta de tiempo

La ausencia del tiempo para compartir con sus hijos. Trae consigo la generación de conflictos entre padres e hijos. Pues no comparten espacios para dialogar y conversar sobre temas específicos de éstos.

Muchas veces los padres demuestran más interés por los acontecimientos sociales que por las cosas y problemas que le puedan comunicar sus hijos. Esto hace, que los jóvenes se aíslen y pasen más tiempo con sus amigos que en casa.

Poca paciencia

Una de las causas de la falta de comunicación se debe a que los padres intentan resolver los conflictos a través de la imposición y el mal carácter.

Probablemente esta actitud funciona cuando los hijos son pequeños, pero en la medida que crecen se rebelan y entonces se genera un verdadero conflicto entre ambos: padres e hijos. Ante este aspecto, muchas veces los hijos asumen la actitud de ignorar a sus padres o viceversa.

La disciplina

Cuando los jóvenes han estado sometidos a un padre o ambos autoritarios, donde se les limita el derecho a opinar, estos crecen con resentimientos, baja autoestima y a su vez, sienten limitación para poder expresar sus ideas. Te invitamos a leer castigo para niños

Generalizar y etiquetar

Los padres en oportunidades siempre trabajan y no están en casa. Pero al momento de emitir una opinión sobre alguna situación familiar, generalizan. En este aspecto obvian que hieren los sentimientos y las susceptibilidades del joven.

No escuchar

Otra falta de comunicación entre padres e hijos se origina por no saber oír lo que sus hijos le comunican. Por ello,  los jóvenes optan por no expresar sus ideas.

Discutir sobre situaciones del pasado

Usualmente los padres discuten situaciones que ya han acontecido y al momento de conversar con sus hijos, las traen a colación. Esto en vez de aumentar el proceso comunicativo, trae consigo debilidades en la comunicación.

Consejos para mejorar la comunicación

Los padres e hijos pueden mejorar su proceso comunicativo en la medida que en el contexto familiar se pongan en práctica los  siguientes consejos:

No juzgar ni criticar.

Para comunicarse no se debe criticar la conducta de nuestros hijos de manera constante. Porque eso hace que el joven se aleje más.

Escuchar

Cuando se establezca el proceso comunicativo es preciso escuchar al otro. Los padres, debemos aprender a oír a nuestros hijos. Esto minimiza la falta de comunicación entre ellos, porque se permite que el niño o joven exprese lo que piensa.

Lo que tiene que decir es importante.

Los padres han de comprender que lo que tiene que expresar el hijo también tiene sentido, por tanto hay que oírlo.

No imponer

Las soluciones a las situaciones deben consensuar sin imponer. Recuerde que las herramientas hay que darlas, pero dejar que ellos tomen decisiones, lo que les invita a crecer y aprender.

Respuestas claras

Conversar con nuestros hijos debe ser una acción agradable y si estos están en busca de una respuesta a determinada situación, la que se les vaya ofrecer debe ser clara y concisa. Recuerda, que en la adolescencia si no consiguen respuesta en el hogar, la buscan fuera de este.

Promover espacios para dialogar

Padres e hijos deben tener espacios para la retroalimentación, conversar siempre es una forma adecuada y apropiada de fomentar los valores, las relaciones interpersonales entre padres e hijos y sobre todo la convivencia familiar. Puedes leer cuento sobre el respeto

Cordialidad y amabilidad sin autoritarismo

Dialogar no es obligar a algo, es conversar con amabilidad y llegar a acuerdos sin que sea sometido el hijo al cumplimiento absoluto de lo que dice el padre, sin derecho a opinar.

Una de las claves es que en estas conversaciones se les eduque a los hijos sobre la vida.

En el siguiente video se presenta las consecuencias de una mala comunicación familiar.

Deja un comentario


Parada Creativa Soluciones para PC