Alergia al sol: Prevención, cuidados y soluciones

En el mundo existen alergias extremadamente comunes, como lo son la alergia al maní o a los mariscos, sin embargo, debido a las múltiples combinaciones genéticas que existen, se han desarrollado alergias que solo afecta a un pequeño porcentaje de la población. Nos referimos a la Alergia al Sol y en este artículo, descubrirás todo sobre este tema.

¿Qué es la alergia al sol?

Cuando hablamos de la alergia al sol, no hablamos de pequeños seres místicos como los vampiros, cuya debilidad al sol ha sido retratada a través de la historia, sino de una condición que afecta a un porcentaje bajo de la población. La alergia al sol no es exactamente una alergia, ya que no reacciona de la misma manera que una alergia por alimentos.

Este término es utiliza para describir una serie de enfermedades (ya que puede desarrollarse de varias maneras) que se producen debido a una exposición al sol. Se caracteriza por presentarse como un sarpullido, en ocasiones con picazón, en la piel. Existen varios tipos  de alergias al sol, ya que por ejemplo, la más común es la alergia solar, es decir, erupción polimorfa.

Las reacciones pueden varias mucho, también depende del tipo de alergia que se tiene. Varios expertos han determinado que la alergias al sol pueden presentarse de dos formas: Hereditaria y aleatoria. En cuanto a la primera, es más sencillo llegar a un diagnostico por el historial médico, mientras que la segunda opción, puede presentar un mayor problema.

Los casos más leves de la alergia pueden llegar a desaparecer sin el uso del tratamiento, en otros casos, la alergia se puede presentar cuando se activada por otro factor. En cuanto a los casos más graves, las personas pueden requerir de un tratamiento con cremas o pastillas esteroides, además, puede llegar a necesitar hospitalización o incluso reclusión.

Si este artículo te parece interesante, te invitamos a leer levadura de arroz rojo en la categoría de Bienestar.

Causas de la alergia al sol

Determinar precisamente cual es la causa de la alergia del sol es muy difícil, eso es porque cada caso es único.

El porcentaje de la población que sufre de esta condición es tan bajo, que los expertos no logran determinar exactamente porque el cuerpo reacciona así. Como ya hemos mencionado antes, existen productos, químicos y medicamentos que hacen que la piel sea más sensible al sol.

Sabiendo que el sol, tiene rayos UV que son extremadamente dañinos en una exposición diaria y continua, tiene sentido entender porque una persona desarrollaría esta condición. A pesar de esto, la alergia al sol, en términos médicos, es un concepto inestable. Puede existir influencias hereditarias, pero incluso allí, no se sabe con certeza lo que la ocasiona

Factores de riesgo en la alergia al sol

Es muy importante que todos nuestros lectores aprendan sobre los factores de riesgo de la alergia al sol, que es la alergia más común entre las alergias de la luz. Estos factores son:

  • Raza: Si bien es cierto que cualquier persona puede desarrollar alergia al sol, existen registros que las personas con piel clara tienden a ser los más susceptibles a desarrollar esta alergia. Puede que se de por una falta de melanina, lo que implica que existe una menor protección ante los rayos del sol.
  • Exposición a ciertas sustancias: Es posible desarrollar una alergia al sol sin mostrar síntomas preocupantes, de hecho, la enfermedad puede pasar de ser percibida. El uso de ciertos medicamentos o químicos puede aseverar la reacción o de hecho, puede desencadenar, es decir, que ciertas sustancias hacen que tu piel sea más susceptible.
Te puede interesar:  Sobrecarga Muscular, todo lo que se debe hacer y más

Otros factores de riesgo a considerar

Existen otros factores de riesgos importantes, muy comunes en las diferentes razas:

  • El consumo de medicamentos: Continuando con el punto anterior, el consumo de ciertos medicamentos podría acelerar el proceso de quemadura solar en la piel, sobre todo si ya de por si eres sensible a dichos rayos. Varios médicos han concluido que medicamentos como los antibióticos tetraciclínicos, los medicamentos con sulfamidas y los analgésicos entran en esta lista.
  • Padecer otra enfermedad cutánea: por otro lado, la existencia de dermatitis aumenta el riesgo de padecer alergia al sol, ya que tu piel se encuentra sensible por la condición anterior.
  • Tener familiares con alergia al sol: Una de las características de la alergia al sol, es que es hereditaria, es decir, que va pasando de generación en generación. Para que esto suceda, debe existir un vínculo consanguíneo, así que padres, madres, abuelos y abuelas.

Puedes leer otros artículos como este en nuestro blog, de hecho, te recomendamos leer Jalea Real.

ALERGIA AL SOL

Reacciones importantes

Curiosamente, existen dos tipos de reacciones a la exposición solar. Las primeras son reacciones cutáneas no alérgicas mientras que la segunda son las reacciones alérgicas, cada una de estas puede presentar con diferentes síntomas, lo que en ocasiones genera que su patrón (la manera en la que se desarrolla la enfermedad) sea difícil de identificar. En cuanto a las reacciones no alérgicas, tenemos que existen:

  • Erupciones polimorfa solar: reacciones al sol que predominan en las mujeres. Se pueden ver caracterizar por la aparición de una erupción abultada menor, parecidas a unos pequeños granitos. Esta misma se presenta en el escote, cara, antebrazos y cara, muy pocas veces puede ser visualizada en las piernas, no es de gravedad y  solo necesita de antihistamínicos para su control
  • Reacción fototóxica: por otro lado, esta reacción no alergia se da cuando la piel entra en exposición con una sustancia fotosensible así como el contacto con la luz solar. Curiosamente, su reacción es más interna que externa, ya que no existe una respuesta alérgica al organismo. Adicionalmente se dice que puede ser producida por un contacto con vegetales.

Más reacciones importantes

Otras reacciones por las que debes acudir al médico son las siguientes:

  • Prurigo actínico: de tercer puesto en esta lista, tenemos una reacción exagerada en la piel por la radiación solar, más común en personas de la 3ra edad. Este tipo de reacción, aunque es no alérgica, puede presentar hinchazón y picor, se controla con protección solar y antihistamínicos.
  • Dermatitis atópica y psoriasis: estas enfermedades de la piel pueden empeorar con el calor, el sudor o los baños de piscina, ya que la piel puede estar sensible e irritarse con facilidad. Las pieles que tienen este tipo de problemas deben mantenerse bien hidratadas y protegidas.
  • Porfirias cutáneas, lupus: ambas enfermedades son a causa del sol, es decir, que el contacto directo del sol es lo que desencadena estas enfermedades. En ocasiones, se debe tener una protección extrema ante el astro.

Reacciones que no debemos dejar pasar

Reacciones cutáneas  alérgicas:

  • Urticaria Solar: aunque en ocasiones es confundida con una erupción polimorfa solar, es decir, una reacción no alérgica, la urticaria solar es menos frecuente y puede afectar a mujeres y hombres por igual.  Se ocasiona comúnmente en verano, donde la exposición al sol suele ser mayor, las lesiones son distintas pero la mayoría son similares a una picadura, por otro lado, no siempre aparecen en lugares expuestos.
  • Dermatitis por fotoalergia: entre las reacciones alérgicas tenemos la fotoalergia que se produce por la toma o el contacto repetido de una sustancia que, necesita de la acción solar para ser modificada. Cuando esta sustancia entra en una exposición solar, la sustancia forma un fotoproducto dentro del organismos, desencadenando una reacción descontrolada en el sistema inmunológico
Te puede interesar:  ¿Sabes cómo superar una Contracción Muscular?, descúbrelo

Si hay algo que debemos tener en cuenta es que cada reacción y lesión es muy diferente, debido a que cada organismo puede crear nuevas variantes de una misma enfermedad. Además, se pueden presentar mutaciones que cambian la manera en la que se comporta la enfermedad.

Por otro lado, incluso los mismos medicamentos que deben controlar la alergia al sol pueden reaccionar negativamente en el cuerpo humano. Si sospechas que tienes una alergia al sol, puedes buscar la ayuda de un profesional para que te oriente en los exámenes que se deben realizar y cómo manejar tu caso particular.

Síntomas de la alergia al sol

Debido a que existen dos tipos de reacciones de la alergia al sol, a veces es difícil determinar cuáles son los síntomas exactos, ya que cada variante tiene sus propios. Entonces, podemos decir que los sistemas de la alergia al sol dependen de su fotodermatosis, los más comunes sol:

  • Erupción polimorfa solar

Que afecta a las mujeres, puede llegar a presentarse desde la infancia hasta los 30 años. Se especifica que puede tener una causa en los antecedentes familiares, no es una erupción de temporada de verano, ya que normalmente ocurre en primavera, se presentan lesiones leves en la piel, como pequeños eccemas o granos, el picor es mínimo.

ALERGIA AL SOL

Además, se presenta 30 minutos después de la exposición solar y controlable, los casos más leves, suelen desaparecer sin la ayuda de medicamentos.

  • Dermatitis actínica crónica.

Esta enfermedad engloba el eccema fotosensible, reticuloide actínico, reactividad persistente a la luz y finalmente la dermatitis por fotosensibilidad. Tiene un inicio insidioso, por otro lado, se diagnostica a hombres de avanzada edad y se caracteriza por el picor que genera en cara, cuello y dorso.

Adicionalmente, el picor genera lesiones en la piel, las cuales pueden infectarse con mucha facilidad. Normalmente las lesiones aparecen en las zonas expuestas al sol.

  • Hidroa vacciniforme de Bazin

Este tipo de alergia es infrecuente y los casos más documentados son en niños menores de 10 años que ya tengan un fototipo claro I/II. Este tipo de enfermedad suele coexistir con la dermatitis atópica. Se observa en zonas que tienen una exposición continua al sol, además, se pueden ver como las lesiones son vesiculoampollosas, lo que, al curarse, deja cicatrices.

Dos de los síntomas que presenta también puede ser confundido por deshidratación, ya que la persona puede presentar fiebre y malestar general.

ALERGIA AL SOL

  • Fotosensibilización por sustancias químicas

Las lesiones de esta enfermedad suele asemejarse a una quemadura solar exagerada, debido al químico, se pueden presentar ampollas, edema, vesículas, hiperpigmentación, eccematosas con descamación, vesiculoampollosas, picor, eritema, quemazón e hinchazón.

Si este artículo te parece interesante, te invitamos a leer vello facial en la categoría de Bienestar

Tratamientos

Cuando hablamos de alergias al sol y sus tratamientos, tenemos que saber que estos van a depender de la enfermedad. A pesar de tener síntomas comunes y estar en la misma familia de condiciones, las alergias de la piel son muy variadas, el uso de un producto incorrecto podría empeorar la condición de la piel y entorpecer su mejoramiento. El tratamiento adecuado debe ser;

  • Erupción polimorfa solar: en casos leves, disminuir su exposición solar y usar protector solar de alto espectro. En los casos graves se puede aplicar una fotoquimioterapia profiláctica en dosis bastante bajas.
  • Prurigo actínico: cubrir la piel, evitar la exposición al sol y usar protector solar, adicionalmente, se puede recetar talidomida en ciclos intermitentes.
  • Urticaria solar: Baja exposición al sol y protector solar. En el caso de esta enfermedad, se recomienda una terapia de habituación, es decir, hacer que la piel se acostumbre al impacto solar, esto se conoce como el fenómeno de hardening. Por otro lado, puedes controlar la enfermedad como talidomida en dosis bajas.

Tratamientos igual de efectivos y alternativos

Otros remedios y tratamientos alternativos son los descritos a continuación:

  • Hidroa vacciniforme de Bazin: debido a su infrecuencia, no se ha podido estudiar demasiado. Además, ya que su grupo clave son los niños menores de 10 años, algunos medicamentos recetados para adultos podrán ser mortales. Se recomienda evitar la exposición solar y realizar una fotoquimioterapia de ser necesario.
  • Fotosensibilización por sustancias químicas: el primer tratamiento de esta condición es eliminar la sustancia que la está causando. Los fotoprotectores solares no funcionan ante una fotosensibilización, ya que estamos hablando de que esta se genera por sustancias químicas. Los médicos pueden recetar un tratamiento con antibióticos.
Te puede interesar:  Seguridad ambiental, todo lo que debes saber del tema

Remedios caseros

En el mercado, además de los productos farmacéuticos para tratar este tipo de alergias, también existen remedios naturales al alcance de tu mano que pudieran resultar muy efectivos. Algo muy importante en este punto es aclarar que siempre es bueno consultar al médico en caso de duda.

Si bien es cierto algunos remedios caseros no son tan efectivos, sirven por lo menos para aliviar temporalmente las molestias causadas por el sol. Recuerda la máxima en salud: mejor es prevenir que lamentar.

Algunos remedios caseros son los siguientes:

  • Aloe Vera: es la reina de los remedios caseros por sus propiedades antisépticas, balsámicas, emoliente e hidratante, reconocerás sus efectos casi de inmediato. Suele ser muy efectiva para calmar la irritación.
  • Pepino: este vegetal es sumamente recomendable debido a la cantidad de agua que hay en su interior, esto multiplica el efecto hidratante y desinflama el área afectada. Si lo pones a enfriar y lo colocas en la piel dañada, su efecto es casi milagroso.
  • Avena: con solo mezclar avena en hojuelas con agua fría y aplicar sobre tu piel durante la ducha, sentirás la diferencia rápidamente, suele atenuar la alergia y eliminar esa sensación desagradable de ardor.
  • Bicarbonato de sodio: coloca una cucharada de bicarbonato de sodio en un cubo con agua y cuando te hayas duchado completamente, utiliza esa agua del cubo para darte la última lavada, los resultados son sorprendentes.

alergia al sol 1

Otros remedios efectivos

En casa podrás conseguir otros remedios efectivos para tu alergia al sol, como por ejemplo:

  • Papas o patatas: toma una patata de tu nevera o de tu alacena, rállala y aplica en la zona irritada. Tiene propiedades antiinflamatorias, analgésicas y antisépticas.
  • Vinagre: quizás te parezca un tanto fuerte usar el vinagre, pero si mojas una toalla con vinagre y te lo colocas sobre el área afectada, la irritación y el calor desaparecerán progresivamente.
  • Leche: puedes aplicar leche líquida sobre la piel enrojecida por el sol y luego procedes a enjuagar con agua fría, obtendrás un efecto hidratante inmediato y dejará de molestar.
  • Leche de coco y yogurt: mezcla partes iguales de leche de coco y yogurt, colócalo en un vaso y llévalo a la nevera. Después de tu baño respectivo, bebe sorbo a sorbo esta mezcla y notarás que el calor y la irritación cederán rápidamente.

¿Cómo prevenir una alergia al sol?

Debido a la inexactitud de su origen, muchas personas se preguntan cómo pueden evitarla, la respuesta es mucho más sencilla de lo que crees. La utilización de fotoprotectores, es decir, protectores solares es de suma importancia si se quiere prevenir cualquier condición que tenga que ver con la exposición continua al sol.

Por el bien de tu salud, debes consultar con tu médico de confianza si sospechas que puedes tener una alergia al sol. Hay pieles que son más susceptibles que otras, por ello debes estar atento. Además, el daño climático que ha venido gestándose desde hace tiempo, repercute negativamente en tu salud.

Si deseas leer más contenido como este, te invitamos a explorar nuestro blog, ya que tenemos una gran variedad de categorías y artículos originales, los mismos están llenos de entretenimiento y aprendizaje solo para ti. Te invitamos a leer nuestro último artículo publicado GPS para perros.

Nos interesa saber tu opinión, así que deja un comentario con tus pensamientos acerca de este artículo sobre Alergia al sol.