Características del Material Biodegradable y su Diferencia de otros

En estos tiempos donde el impacto del ser humano en el ambiente se ha agudizado de manera negativa, se hace necesario estar al día sobre toda la información que nos pueda ayudar a colocar nuestro granito de arena por el planeta. Por esta razón, el día de hoy te hablaremos sobre todo lo relacionado con el Material Biodegradable. ¿Qué es? ¿Cuál es su diferencia con otros materiales? ¿Porqué utilizar materiales de este tipo? y mucho más.

¿Qué Significa que un Material Sea Biodegradable?

Antes de hablar sobre el material biodegradable, debemos entender el significado de dos conceptos centrales en este tema: la degradación de los materiales  o degradación ambiental y el ciclo de vida de un material.

Cuando hablamos de la degradación ambiental, nos referimos al proceso natural por el cual los materiales que se encuentran en el medio ambiente se deterioran debido al paso del tiempo y su interacción con otros materiales y fenómenos naturales como el clima, el calor del sol, etc. Esto implica que todos los elementos que encontramos en la naturaleza: como los ecosistemas, la tierra, el aire, etc. Poco a poco se deterioran.

Pero esto no significa que el deterioro de las cosas sea necesariamente el final. Dado que la naturaleza no funciona de manera lineal, donde hay un inicio y un fin. Por el contrario; sigue una dinámica cíclica. Esto quiere decir, que la degradación de las cosas funciona como combustible para que un nuevo proceso se de y así consecutivamente hasta que se vuelve a dar el material o elemento por el que comenzó el ciclo. Te recomendamos leer también: Reforestación.

BIODEGRADABLE

Este último concepto se entiende mejor si lo explicamos por medio de un ejemplo. En la escuela nos enseñan el ciclo del agua, donde nos explican cómo el agua del mar, de los ríos y de los lagos se evapora debido al calor y asciende a la atmósfera, donde se enfría, se condensa y se precipita en forma de lluvia. Una vez que cae en la tierra, esta lluvia se acumula en pequeños arroyos que forman los ríos y desembocan en el mar donde el ciclo vuelve a comenzar de nuevo.

Todos los materiales poseen un ciclo de vida, aunque la mayoría no son tan sencillos o rápidos como el caso del agua. De hecho, muchos materiales poseen ciclos de vida que requieren cientos o miles de años para poder completarse. Este es uno de los grandes problemas de la contaminación, ya que muchos elementos que produce la humanidad hoy en día, poseen un proceso de degradación que tarda mucho tiempo, rompiendo con el equilibrio de la naturaleza e impactando de manera negativa en el ecosistema.

Es aquí donde entran en escena los materiales biodegradables. Que se definen como todos aquellos que pueden ser degradados o descompuestos por organismos biológicos, ya sean bacterias, algas, hongos, etc. Para que este proceso se pueda dar, deben existir algunas condiciones favorables dependiendo del tipo de material a descomponer. Aunque algunas de estas condiciones son: la temperatura, la luz, la humedad, el nivel de oxígeno en el aire, etc.

La principal ventaja que presentan estos materiales, es la rapidez con la que pueden ser degradados (ya que no hace falta esperar milenios para que su ciclo de vida se complete), minimizando su impacto contaminante en el medio ambiente. Esto se da cuando ocurre una simplificación química o bioquímica de las moléculas que comprenden el material. Por otro lado, al utilizar organismos vivos para agilizar el proceso, se obtiene como beneficio adicional la mineralización de las moléculas de carbono en CO2.

Te puede interesar:  ¿Qué es WWF?, Fondo Mundial para la Naturaleza

La Biodegradabilidad se da cuando los materiales son descompuestos y se reintegran en la naturaleza para volver a utilizarse. Nótese la semejanza con el ciclo de vida de los elementos. La diferencia entre estos dos conceptos se da por:

  • La interacción de elementos vivos en el proceso de degradación del material.
  • El término biodegradabilidad está vinculado con la ecología y la sustentabilidad, que implica la capacidad de poder reutilizar los desperdicios o materiales luego de haberlos desechado.

Otro aspecto a considerar cuando se habla de biodegradabilidad, es qué porcentaje de dicho objeto es biodegradable y qué porcentaje no lo es. Mientras más elementos de un objeto se puedan biodegradar, mayor será su nivel de biodegradabilidad. Lo mismo ocurre con el tiempo que tarde en descomponerse. Mientras menos tiempo tarde, mayor será su nivel de biodegradabilidad.

Proceso de Biodegradabilidad

Como se mencionó en el apartado anterior, el proceso de biodegradación ocurre de forma natural en el ambiente y es parte del ciclo de vida en la tierra. El cual se enfoca en el carbono, que es el componente fundamental en el que está basada.

El ciclo de la vida en la tierra es el ejemplo perfecto de biodegradabilidad. La fuente de energía que nutre todo nuestro planeta es el sol, que nos irradia cada día con su calor y luz. Lo cual es aprovechado por las plantas por medio de la fotosíntesis para reutilizar esa energía. A su vez, una proporción de los animales del planeta se alimenta de estas plantas mientras que la otra proporción de los animales, se alimentan de los herbívoros.

Pero al final, todos los animales mueren y se descomponen por medio de bacterias y microorganismos, transformándose en abono o fertilizante para favorecer el crecimiento de nuevas plantas. Dando así, comienzo al ciclo de la vida de nuevo. Aunque claro, esta es una manera muy burda y sencilla de explicarlo, ya que el proceso es mucho más complejo de lo que acá mencionamos, pero funciona para que se entienda la idea general.

Desde el punto de vista ecológico, el énfasis del proceso de biodegradación está dirigido a los microorganismos. Ya que los desechos de la descomposición de la materia suelen ser elementos como el agua, oxígeno o dióxido de carbono. Que debido a las circunstancias de la contaminación actual, son elementos muchos más amigables con el medio ambiente, que los residuos del material no biodegradable.

BIODEGRADABLE

Para aumentar la biodegradación, es importante estudiar el entorno y asegurar que el proceso se ocurra manera óptima. De nada sirve tener vasos biodegradables por ejemplo, en un entorno que no cuenta con los microorganismos o las condiciones idóneas para que los procesos de degradación ocurran. Para solventar este inconveniente, se le solicita a las empresas que especifiquen esta información al momento de sacar sus productos al mercado.

Cada elemento orgánico cuenta con su propio tiempo de biodegradación, por ejemplo: la madera requiere de una mayor cantidad de tiempo para biodegradarse en comparación con el almidón. De igual forma, lugares con climas fríos y secos requieren de un mayor tiempo que ambientes cálidos y húmedos. Por otro lado, las estructuras físicas y químicas de los elementos también condicionan los tiempos de biodegradación, donde hay materiales como el vidrio que no se pueden biodegradar.

Tomando en cuenta estos tiempos; y construyendo lugares con las condiciones perfectas, las empresas pueden desarrollar sitios especiales para realizar la biodegradación de sus desperdicios. A estos lugares se les conoce con el nombre de Compostaje o Digestión Anaeróbica.

En el caso del compostaje, los residuos que se obtienen funcionan perfectamente como fertilizantes, que se conoce con el nombre de Compost Maduro. En cambio, por medio de la digestión anaeróbica se consigue Biogás, que es utilizado para obtener energía limpia. Ver biogás energía.

El suelo es el lugar por excelencia donde muchos de los materiales se biodegradan. Esto se puede utilizar a nuestro favor en ciertas aplicaciones específicas, entre ellas el Mulching o el Acolchamiento.

Se dice que un material no es biodegradable cuando el tiempo que se requiere para que los microorganismos los descompongan en muy largo o estos no tienen la capacidad para procesar este material. Esto último ocurre con materiales como el vidrio, el aluminio, el plástico y las latas.

Te puede interesar:  Las mejores ONG Ambientales y ecologistas que cuidan al planeta

Cada día que pasa, los gobiernos toman mayor consciencia de la importancia de utilizar material biodegradable, así que es más sencillo encontrarnos con productos en el mercado con estas características. Pero siempre es importante revisar lo que compramos y asegurarnos de que dichos productos sean amigables con el medio ambiente.

BIODEGRADABLE

Ejemplos de biodegradación

Para que tengas una mejor noción de los tiempos de biodegradación, a continuación te dejamos con algunos ejemplos de cuánto tardan en descomponerse algunos objetos y alimentos comunes en nuestras vidas:

  • El papel tarda entre 2 a 5 meses.
  • La cáscara de una banana solo demora de dos a diez días.
  • Unos zapatos de cuero demoran entre 25 a 40 años.
  • Los anillos plásticos que vienen con los combos six-pack de latas, tardan unos 450 años aproximadamente.
  • Un pañuelo de algodón demora entre uno a cinco meses.
  • Unos calcetines de lana, entre uno a cinco años.
  • Las cáscaras de naranja unos seis meses.
  • Los vasos de poliestireno entre uno a cien años.
  • El nailon demora entre 30 a 40 años.
  • Una cuerda puede demorar de 3 a 14 meses.
  • Los filtros de los cigarros tardan entre uno a doce años.
  • Los envases de cartón donde usualmente se vende la leche, demoran alrededor de cinco años.

Estos son solo algunos ejemplos, pero hay materiales que requieren mucho más tiempo, como es el caso de las pilas que necesitan cientos de años para biodegradarse. Esta información es importante, porque si se tiene conocimiento del efecto e impacto que tienen en el medio ambiente muchos de estos artículos, seremos capaces de empatizar y actuar en consecuencia para alargar la vida útil de nuestro planeta.

Ventajas y Desventajas de los Materiales Biodegradables

Aunque el 99% de la información que se escucha sobre los materiales biodegradables suelen ser aspectos positivos, no quiere decir que no posean algunas desventajas. De manera que a continuación, te mencionamos algunos de sus beneficios y las desventajas que presentan.

Se Consumen de Forma Rápida

Que el material biodegradable se descompongan a ritmos tan rápidos, disminuye al máximo su impacto contaminante en el medio ambiente. Por otro lado, al descomponerse tan rápidamente, permiten que se de inicio de nuevo al ciclo de vida del producto, pudiendo aprovechar este elemento por segunda vez y disminuyendo el exceso de basura en la tierra, los ríos, los mares y los vertederos de basura. Al descomponerse tan rápido, no afecta tan severamente los ecosistemas y la vida que estos albergan.

Hay una Menor Emisión de Carbono

Uno de los principales problemas medio ambientales con los debemos lidiar en la actualidad, es la excesiva emisión de carbono en el aire, provocando el efecto invernadero y el calentamiento global. Los materiales biodegradables se presentan como una solución a este problema, ya que su producción emite una mínima cantidad de carbono a la atmósfera. También te invitamos a visitar: Importancia del Agua.

Se Requiere de una Menor Cantidad de Energía

La producción de material biodegradable necesita una menor cantidad de energía. Además, no se requiere hacer uso de combustibles fósiles para su reciclaje. Algo que no ocurre por ejemplo, con los plásticos clásicos que necesitan una gran cantidad de energía para su creación; y para desecharlos hay que incinerarlos. Los cual implica un gasto de combustible y emisiones de gases tóxicos a la atmósfera.

Que estos materiales amigables con el medio ambiente requieran menos energía, permite que se puedan producir en mayor cantidad sin el temor a las consecuencias medioambientales.

Menos Espacio Para los Vertederos de Basura

Otro problema importante que tenemos actualmente, se relaciona con la gran cantidad de territorio que se necesita para desechar toda la basura que producimos. Ya que la mayoría de estos desechos no se degradan rápidamente y hacen inservibles esas tierras para utilizarlas con otros fines en un futuro.

En contraste, los desechos biodegradables pueden depositarse directamente en la tierra, ya que con el tiempo servirán como fertilizantes al ser convertidos en compost o humus. Esto implica una reducción de los vertederos de basura.

Te puede interesar:  ¿Sabes qué juegos ecológicos realizar con los niños?

Reciclables

Estos materiales también sirven para ser reciclados antes de desecharlos, aumentando su vida útil y disminuyendo la necesidad de producir excesivas cantidades. Por otro lado, no son tóxicos; al no estar hechos de químicos y toxinas que sean nocivas para nuestras salud. Esto último ocurre con muchos productos como el plástico, que al ser quemado emite gases que ponen en riesgo nuestras vidas.

La Dificultad Para Utilizar un Compost

Una de las desventajas del material biodegradable, sobre todo desde el punto de vista industrial, consiste en que su uso requiere en muchos casos la implementación de compostadores por parte de las empresas. Pero esto implica una inversión de dinero y recursos que en muchos países se hace de difícil acceso. Tanto por los costos, como por el hecho de que en ese país no se cuente con los equipos necesarios y deban importarlos.

Carencias en la Ingeniería

El material biodegradable utiliza como bases, plantas como la soja y el maíz. Pero el mantenimiento adecuado de estos cultivos requiere que se utilicen pesticidas especiales que contienen químicos que pueden ser nocivos para la salud del ser humano y de los animales. Al ser utilizados en las plantas; se corre el riesgo de que el producto final quede contaminado con residuos de estos pesticidas.

Riesgo de Contaminación

Aunque los materiales biodegradables son amigables con el medio ambiente, corren el riesgo de contaminarse si son desechados con materiales no biodegradables, anulando así sus beneficios y ventajas y perdiendo la posibilidad de reutilizar ese producto. Esta es la razón por la que se debe desechar cada cada uno por separado.

BIODEGRADABLE

Materiales No Biodegradables: ¿Por qué Son Tan Dañinos?

Para entender mejor su impacto, podemos comenzar hablando de sus ciclos de vida. La mayoría de estos productos tardan muchos años en descomponerse y emiten durante todo ese tiempo residuos que contaminan el planeta.

Por otro lado, cuando se deshacen de estos residuos a través de la quema, emiten gases que son nocivos tanto para los seres vivos como para la atmósfera. Incrementando el efecto invernadero y el calentamiento global. Esto es algo que no ocurre con material biodegradable, cuyos residuos del fuego (las cenizas) se degradan con mayor facilidad.

Uno de los materiales más destructivos para el medio ambiente que el hombre ha creado son los plásticos, ya que tardan demasiado en descomponerse y contaminan el planeta de formas que la mayoría de los seres humanos desconocen. Un ejemplo de esto, son los micro plásticos que representan partículas minúsculas de plásticos que se han esparcido por todo el planeta, siendo principalmente afectadas las fuentes de agua como los ríos y los mares.

El peligro de los micro plásticos ya es una realidad, ya que en cualquier parte del mundo la podemos encontrar. Debido a su tamaño, tanto los animales, como las plantas e incluso nosotros; ingerimos estos micro plásticos que interactúan con nuestros sistemas a un nivel celular. Aunque aún se tiene poca información de las consecuencias que esto puede acarrear a la vida.

BIODEGRADABLE

Otros desechos de material no biodegradable que poca gente conoce, son los desechos nucleares. Los cuales al ser tratados de manera equivocada, pueden provocar grandes daños a los ecosistemas que se vean afectados. Su impacto viene dado por la radiación que emiten estos materiales, que desafortunadamente; a simple vista es imperceptible al ojo humano.

Ya en el último siglo se ha documentado bastante información al respecto, para entender lo peligroso que puede ser una catástrofe nuclear. Situaciones como la de Chernobyl, cuya cicatrices aún no sanan, permiten darnos una idea de lo peligroso que puede llegar a ser este tipo de desastres cuyo impacto en el ambiente puede tardar siglos en disiparse.

Si te ha gustado la información que has leído en este artículo, entonces te invitamos a leer también: ¿Qué es WWF?