Dislalia del Lactante

La dislalia del lactante es una dificultad en el habla de carácter temporal, que normalmente es transitoria o desaparece al final de los tres años de la niñez. En esta edad los niños desarrollan la etapa de adquisición del lenguaje, y es en esta etapa donde el habla comienza a tener un uso competente y fluido. Esta condición atípica, también conocida como tartamudez temporal del lactante, se ve afectada por varios factores, desde errores de pronunciación de palabras a falta de interacción y estimulación por parte de los padres.
Descubramos más sobre la dislalia del lactante, sus posibles causas y sus recomendaciones para abordarla.

Temas de Este Manual

1. ¿Qué es la Dislalia del Lactante?

La Dislalia del Lactante (DL) es un trastorno del lenguaje que resulta en dificultades para el control motor-fonético y producción del habla. Esta condición afecta de forma significativa el desarrollo del habla y normalmente comienza en los primeros años de vida de un niño.

Síntomas: los síntomas más comunes de DL suelen incluir un lenguaje limitado o entrecortado, con errores en la pronunciación de vocales, consonantes y sílabas. Asimismo, se presentan también dificultades para decir palabras o frases más complejas, sostener una conversación o usar verbos, enfatizar palabras o cambiar intenciones.

Diagnóstico: el diagnóstico de DL se hace a través de una evaluación logopédica y un examen clínico exhaustivo. El logopeda realizará pruebas específicas para observar el desempeño en conductas vocal, articulatorias y del lenguaje; esto tomado en conjunto con la historia clínica del paciente, le permite al profesional obtener respuestas genuinas para el diagnóstico.

2. Características de la Dislalia del Lactante

La Dislalia en el Lactante es un trastorno de habla que se manifiesta como una dificultad para la producción y articulación de los fonemas sonoros. Los síntomas más comunes incluyen dificultad en la producción de los sonidos del lenguaje, violación de los reglas fonológicas, uso incorrecto de palabras, problemas de ritmo y parálisis cerebral. Esta condición se conoce como disfemia y, a menudo se relaciona con dislalia.

Habitualmente, las causas más comunes de la dislalia infantil son el retardo mental, los orígenes enfermizos, la lesión cerebral y la dislexia. Los problemas del desarrollo del lenguaje suelen estar relacionados con la edad del niño, su entorno, su actividad y sus habilidades cognitivas y verbales. Aunque estas causas son más comunes, también hay otros factores que pueden contribuir a la aparición de la dislalia: el estilo del habla, cualquier cambio en la articulación, la aptitud lingüística, la presencia de un trastorno del lenguaje y los factores nutricionales.

También te puede interesar  Historia de la Cruz Roja

Como primer paso para tratar la dislalia infantil, es necesario que se establezca un plan de intervención. Ésta deberá tener dos fases generales: la evaluación e intervención. Se deben realizar los exámenes necesarios y aplicar la evaluación lingüística para recopilar información relevante acerca de la capacidad de producción y comprensión del habla del niño. Después de esto, se emprenderá el plan de intervención adecuado para mejorar la fluidez y articulación del habla.

3. Tratamiento de la Dislalia del Lactante

Introducción

La dislalia del lactante es una desorden fonológico con el que nacen algunos bebés, consistiéndose principalmente en una pronunciación deficiente de algunos sonidos por parte del bebé a causa de una malformación en el aparato fonador. Esta malformación puede ser de tipo anatómico, neurológico, psicológico o una combinación de todos los anteriores. Por esta razón, el requiere una evaluación adecuada para identificar cuáles son los factores subyacentes, además de un tratamiento específico dirigido cada caso.

Diferencia entre tratamiento convencional y tratamiento temprano

En la actualidad existen dos métodos para tratar la dislalia del lactante, el tratamiento convencional y el tratamiento temprano. El tratamiento convencional es el más común, consistiendo en un enfoque intensivo a través del cual se emplean diferentes intervenciones fonoaudiológicas, como terapia fonológica, ejercicios de boca y vocal y estimulación auditiva, para lograr modificar la producción de los sonidos. Por otro lado, el tratamiento temprano consiste en la identificación precoz y tratamiento de diversos problemas del lenguaje y la voz. Su principal objetivo es proveer al niño de un entorno de habla y estimulación óptimos para contrarrestar los problemas de desarrollo.

Herramientas para tratar la dislalia del lactante

Existen diferentes herramientas que pueden usarse para tratar la dislalia del lactante a cualquiera de los dos enfoques mencionados anteriormente. Estas herramientas pueden estar relacionadas con el lenguaje hablado, la voz, el articulación y la respiración. Entre estas herramientas se encuentran:

  • Juegos terapéuticos para el desarrollo del discurso
  • Ejercicios especializados para el desarrollo vocal
  • Juegos y actividades que promueven el desarrollo de la motricidad
  • Ejercicios de respiración, articulación y fonación para corregir la producción de sonidos

Las herramientas mencionadas anteriormente ya se usan ampliamente para tratar la dislalia del lactante, pero es importante destacar que cada caso es diferente y que cualquier enfoque de tratamiento debe adaptarse a la realidad de la persona afectada.

4. Cómo Prevenir la Dislalia del Lactante

La Dislalia es una afección infantil que, si se le deja sin tratamiento adecuado, puede causar problemas de lenguaje a lo largo de la vida de un niño. En la etapa de lactante será, sin duda, el primer obstáculo al cual se enfrenta el pequeño a la hora de comenzar a hablar. Por fortuna, existen algunas maneras sencillas con las cuales podemos ayudar a prevenir la Dislalia en los más pequeños.

También te puede interesar  Enfermedades del Laurel

Fomentar el habla desde temprana edad es una de las mejores herramientas para prevenir la Dislalia en el lactante. Los bebés comienzan a comprender los sonidos mucho antes de ser capaces de emitirlos, por lo que es importante mantener un diálogo y hablar con ellos desde su nacimiento. Esto les ayudará a tomar confianza e ir desarrollando la motricidad necesaria para poder formar las palabras correctamente.

La actividad lúdica también es una excelente aliada para prevenir la Dislalia del lactante. De esta forma, los pequeños podrán ir descubriendo los sonidos a través de la diversión. Cantar, contar historias, organizar partidas de adivinanzas o realizar mímica facial, son algunas de las actividades recomendadas en este sentido.

Escuchar y respetar los tiempos de entendimiento del pequeño es otro aspecto clave para prevenir la Dislalia. La observación también te servirá para enseñarle a tu hijo la manera correcta de pronunciar los sonidos. Puede ser útil mostrarle gestos faciales y ver cuales está más cómodo al momento de repetirlos, así podrás ofrecerle las herramientas adecuadas a su desarrollo particular.

5. Ejercicios para Mejorar la Dislalia del Lactante

Evaluar la situación. Para mejorar la dislalia en un lactante, es fundamental evaluar la gravedad de la condición antes de comenzar el tratamiento. Esto implica examinar los sonidos problemáticos asociados con la disfluencia y la gravedad de la misma. El tratamiento de un lactante con dislalia debe ser individualizado y centrado en el seguimiento y monitoreo continuos. La terapia polifónica y la terapia fonológica se han demostrado como las más efectivas para tratar la dislalia del lactante.

Terapia Fonológica. La terapia fonológica es una terapia directa para mejorar la articulación apropiada de los sonidos. Incluye técnicas como:

  • Explicar unidades o elementos básicos del habla
  • Reparación de los errores de la pronunciación
  • Establecimiento de servicios de atención por parte del terapeuta

Es un proceso en el que el terapeuta proporciona instrucciones paso a paso para contribuir con los patrones de articulación adecuados. Esto reduce los errores de pronunciación de los sonidos problemáticos.

Terapia Polifónica. La terapia polifónica se basa en la reproducción auditiva y vocal del terapeuta. Durante este proceso, el terapeuta ayudará al niño a obtener la pronunciación adecuada al entonar los sonidos problemáticos. Esta técnica es muy útil para los pacientes disléxicos o diáfonos o para aquellos que tienen problemas para identificar las unidades fonológicas del habla. Esta terapia también incluye la función y la síntesis auditiva en los pacientes.

También te puede interesar  Remedios Caseros para la Descongestión Nasal

6. Impacto de la Dislalia del Lactante en el Desarrollo del Habla

El diagnóstico temprano y las intervenciones adecuadas son la clave para prevenir el desarrollo de la disfemia. La disfemia infantil tiene un impacto significativo en el desarrollo del habla. La disfemia afecta la calidad de la producción de sonidos al hablar de una manera estructurada y clara para los demás. Con la disfemia, la nitidez, la cantidad y la rapidez de la articulación de los sonidos, palabras o frases se ve afectada. Estas irregularidades en el desarrollo del habla pueden limitar la comprensión de una persona, el lenguaje interno así como dificultar la confianza de una persona para comunicarse adecuadamente.

Una serie de factores predisponentes influyen en el desarrollo de la disfemia. Los factores predisponentes más comunes incluyen el habla y el lenguaje inadecuados, la incapacidad de prestar atención adecuadamente, la gran cantidad de información que el bebé necesita digerir de su entorno, la recuperación de un problema de salud, el trauma transitorio, entre otros. Si los factores predisponentes que contribuyen a la disfemia no se tratan o corrigen adecuadamente, el estado de disfemia puede empeorar. Esto, a su vez, alterará la calidad del habla producido por el niño en el futuro.

Los profesionales médicos, de atención infantil y de salud auditiva pueden ofrecer tratamientos para mejorar la calidad del habla. Por ejemplo, el tratamiento podría incluir terapia fonológica, terapia para la producción del habla, repetición auditiva, terapias de lenguaje y programas de lenguaje. Estos tratamientos se utilizan para ayudar a los niños a aprender a hablar de manera coherente, para mejorar su pronunciación de los sonidos y palabras, así como para aumentar su vocabulario. Estos programas no sólo ayudan a los niños a recuperar su habla, sino que también aumentan su confianza y su habilidad para comunicarse con otros. En conclusión, puede decirse que la dislalia del lactante es un desafío importante para los padres de niños pequeños. Si los progenitores actúan a tiempo y buscan profesionales de la salud adecuados, el tratamiento temprano puede ser efectivo para ayudar a los niños a hablar con fluidez. En este sentido, una buena primera opción es acudir a un logopeda o un fonoaudiólogo para obtener consejos para abordar el problema y posibles soluciones. Esta forma de cuidado temprano es esencial para ayudar a los niños a progresar y hablar con claridad.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Dislalia del Lactante puedes visitar la categoría Salud y Bienestar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir