Fobias

Las fobias pueden ser una barrera monumental en la vida cotidiana. Recluirse en el hogar, evitar situaciones sociales, vivir en los extremos del miedo y la ansiedad. Estas manifestaciones de temor intenso a un objeto o situación específicos están muy extendidas y cada vez se genera un mayor número de estudios que tratan de desentrañar su origen y tratamiento. El estudio de las fobias, también conocidas como trastorno de ansiedad específico, se ha ido desarrollando de forma progresiva en los últimos años. Aunque los afectados por una fobia temen tanto el objeto o situación en cuestión, son completamente conscientes de que esta temeridad se contrapone a una situación en la que no existe daño real. Pese a ello, la intensidad del miedo lleva a una persona con fobia a evitar la situación o el objeto en cuestión.

Temas de Este Manual

1. ¿Qué son las Fobias?

Las fobias son una forma persistente e intensa de ansiedad o miedo provocado al estar cerca o expuesto ciertos objetos o situaciones. Algunas fobias comunes son el miedo a los aviones, las alturas o las arañas. Cada una de ellas se encuentra clasificada en un grupo específico de trastornos de ansiedad.

La causa de las fobias se desconoce. Es posible que se deba a una combinación de factores ambientales y biológicos. La reflexión sobre experiencias previas, la presencia de factores estresantes y los componentes genéticos se han relacionado con muchos trastornos de ansiedad. Estas variables pueden desempeñar un papel importante en la aparición y el mantenimiento de un trastorno de ansiedad.

Los síntomas de las fobias son similares a los de otros trastornos de ansiedad. Primero, una persona con una fobia tendrá una reacción física a algo específico o una situación (como taquicardia o sudoración). En segundo lugar, la persona con fobia tendrá una fuerte sensación de angustia. Finalmente, la persona con fobia tratará de evitar o alejarse de la situación o el objeto temido.

2. Los Tipos Más Comunes de Fobias

Las fobias son trastornos psicológicos caracterizados por el miedo irracional e incontrolable a un objeto, un animal, una situación o una acción determinada. Existen muchos tipos diferentes de fobias, aquí describiremos las más comunes:

También te puede interesar  Mi Pareja Tiene Depresión y No Quiere Verme

Agorafobia: Esta fobia se relaciona con el temor a estar en sitios abiertos o en multitudes. Las personas con agorafobia evitan sitios como supermercados, cines, estaciones de tren, parques, plazas, etc. Estas personas temen quedar atrapadas en cualquier situación de la que no puedan escapar por si mismas, lo que da lugar a episodios de ansiedad y angustia.

Fobia Social: Esta fobia se relaciona con el miedo a situaciones sociales y, en un grado menor, al contacto con extraños. Estas personas tienen una imagen bastante negativa de sí mismas y temen los juicios ajenos, así como cualquier tipo de crítica. Estas personas evitan tomar la iniciativa, hablar en público y ser el centro de atención.

Fobia Específica: Esta es la fobia más común. Está relacionada con el miedo a un objeto o situación específica como arañas, alturas, médicos, atravesar puentes, perros, etc. Estas personas reaccionan con ansiedad intensa cuando se ven expuestas a esta situación y se esfuerzan por evitarla.

3. Los Factores que Contribuyen a una Fobia

Es comúnmente aceptado que las fobias se originan en un trauma pasado; sin embargo, existen otros factores que pueden contribuir a la aparición de una. En este artículo, cubriremos los tres factores más comunes que pueden contribuir a una fobia.

Hereditario: Las investigaciones más recientes muestran que tener una avidez exagerada es algo conectado a la herencia genética. Esto significa que los seres humanos pueden heredar una predisposición hacia sufrir de ansiedad, lo que en algunos casos puede conducir a una fobia.

Influencia ambiental: El factor ambiental importante que contribuye a la aparición de una fobia puede variar desde el impacto continuo de la ansiedad y el estrés, influencias de la familia y las personas más cercanas en la vida de la persona afectada hasta una experiencia traumática. Pero, sin lugar a duda, la influencia de entornos estresantes se asocia a mayores riesgos de desarrollar fobias.

Memoria: Investigaciones recientes demuestran que la memoria es un factor importante para desarrollar una fobia. Aquellos que sufren de trastornos de ansiedad deben enfrentar la situación previamente experimentada con mucho miedo. Esto sugiere que determinados recuerdos emocionales están ligados a trastornos de ansiedad a largo plazo.

También te puede interesar  Test de la Figura Humana

4. Factores de Riesgo de Desarrollar una Fobia

Infancia: La infancia es un factor clave en el desarrollo de las fobias. Los padres pueden moldear el comportamiento de sus hijos, a través del ejemplo, con base en sus propios miedos y percepciones. Si los padres muestran temor enérgico a algún objeto, lugar o situación, es probable que el niño también los desarrolle. Los eventos traumáticos también son una consecuencia común para el desarrollo de trastornos fóbicos.

Características Personales: Una amplia variedad de características personales también están relacionadas con el desarrollo de fobias. El estado de ánimo, el estado de salud mental general, la tolerancia al estrés, los niveles de aptitud de la personalidad, y otros factores son importantes. Personas con mayores niveles de hipocondría, ansiedad, introversión y neuroticismo tienen una mayor probabilidad de desarrollar fobias.

Influencias Culturales: El hábitat o ambiente cultural también juega un papel en el desarrollo de las fobias. Los miedos y preocupaciones arraigadas en el contexto social contribuyen al desarrollo de una fobia. Los prejuicios generalizados o los sentimientos angustiosos hacia un objeto, lugar o situación por parte de la sociedad, pueden tener efectos sutiles sobre el comportamiento, pero profundos, de un individuo.

5. Las Mejores Prácticas Para Tratar las Fobias

Entender la Fobia: Una de es entender de qué se trata. ¿Qué es la fobia? Es un trastorno de ansiedad persistente que se caracteriza por una reacción exagerada y desproporcionada a una situación o estímulo específico. Esto puede desencadenar una gran variedad de síntomas físicos, mentales y emocionales. Para poder superar esta condición, es necesario comprender primero cómo funciona.

Escuchar al Paciente: Otra práctica esencial para el tratamiento de las fobias es escuchar al paciente. El profesional de la salud debe prestar atención a las inquietudes del paciente y construir una alianza con él. Esto permitirá al profesional comprender mejor cómo la fobia afecta al paciente y trabajar para solucionar el problema desde una perspectiva individualizada.

Relajación y Estrategias de Afrontamiento: Relajación, meditación y estrategias de afrontamiento pueden ser de gran ayuda para las personas con fobia. La práctica regular de técnicas como la respiración profunda, la visualización guiada y la meditación, ayudará al paciente a relajarse durante situaciones estresantes y a controlar su respuesta fóbica. Además, el uso de estrategias de afrontamiento puede permitirle al paciente regular su respuesta emocional. Estas estrategias incluyen el desarrollo de habilidades de afrontamiento constructivo, como el autocontrol, la solución de problemas y la comunicación asertiva.

También te puede interesar  Tipos de Psicología

6. Aprendiendo a Vivir con una Fobia

Vivir con una fobia puede ser extremadamente desconcertante y abrumador. La mejor manera para conocer, tratar y controlar los temores y fobias es aprendiendo cómo manejarlas.

Consejos para vivir con éxito con una fobia. La forma más efectiva para vivir con éxito con una fobia es aceptar que está ahí y recurrir a un profesional médico. Una vez que se sabe el origen de la fobia, es el momento de aplicar algunas de las siguientes sugerencias para controlarla:

  • Aprender más sobre el temor o la fobia a través de información confiable.
  • Exponerse gradualmente al temor o a la situación temida al mismo tiempo que favorecer la relajación.
  • Adopta una actitud positiva, practicar la autoestima, el autocontrol y la resiliencia.
  • Notar el resultado de tu profunda respiración, liberando la tensión.
  • Preguntarse mantener la calma y autocontrolar.
  • Identificar situaciones y estrategias para disminuir el grado de ansiedad.

Tratamiento de la fobia. El tratamiento más común para ayudar a combatir una fobia es la terapia cognitivo-conductual (TCC). Esta terapia busca hacer retroceder el miedo e incluso eliminarlo. Esto se puede lograr mediante técnicas para ayudar a los pacientes a aprender a controlar sus pensamientos negativos, así como también para reducir los síntomas de ansiedad que surgen de exponerse de manera gradual a lo que temen.
Otra alternativa consiste en recurrir a un tratamiento farmacológico. Muchas veces se recetan medicamentos ansiolíticos que ayudan a calmar la ansiedad. Sin embargo, sólo deben recetarse bajo prescripción médica.

No hay nada más satisfactorio que superar el miedo. Las fobias pueden ser una gran barrera para vivir una vida saludable y productiva, pero con el trabajo constante de afrontar los temores a través de la terapia, la medicación y el amor de aquellos alrededor, es posible vencer las fobias. Con la ayuda necesaria, los individuos con miedos irracionales pueden enfrentar cualquier cosa que la vida les depare con valor y coraje.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Fobias puedes visitar la categoría Psicología y Desarrollo Personal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir