Historia del Jabón, origen, evolución y desarrollo

Historia del Jabón, el origen de una sustancia bien sea sólida o líquida que al ser combinada con el agua, permite una adecuada limpieza, tanto en el cuerpo humano, ropa o cualquier otro elemento en el cual sea fregado, con la finalidad de lavarlo. Te invitamos a descubrir este interesante y práctico descubrimiento, no te lo pierdas.

Historia del Jabón

Introducción

El Jabón ha sido un invento de gran utilidad, diseminado por todo el mundo; especialmente con la finalidad de obtener una adecuada limpieza, al ser aplicado en el cuerpo humano; además permite evitar el contagio de muchas enfermedades; gracias al lavado de las manos con frecuencia.

En la actualidad la humanidad está enfrentando el ataque masivo del coronavirus, pero gracias a la presencia del Jabón, se tiene a la mano la mejor defensa preventiva contra esta pandemia.

Los expertos han indicado que un jabón se encuentra formado por moléculas que logran disolver la membrana del coronavirus; de tal manera que se desprende de la piel, antes de ingresar al organismo del ser humano, por la nariz, boca u ojos.

La Historia del Jabón es un tema muy interesante, en vista de sus amplios beneficios dentro de la vida cotidiana de todos los seres humanos; los cuales seguramente no conocen su origen y muchos otros elementos, que llevaron a convertirlo en un producto indispensable.

Es por tanto el Jabón, un elemento que higieniza y ayuda a eliminar la suciedad; el cual cuando se acaba; solo se necesita adquirir otro y continuar contando con sus beneficios; incluso se pueden realizar de manera artesanal en casa, tal como les damos a conocer con los Jabones Naturales; todo ello gracias a lo aprendido de la Historia del Jabón.

Historia del Jabón

Las investigaciones arqueológicas han aportado una serie de conocimientos mediante los cuales se afirma que el Jabón fue inventado al menos hace unos tres mil años.

Los indicios de esto se remontan a restos encontrados durante excavaciones, en las cuales se hallaron algunas tablillas de arcilla, de origen Mesopotámico; en las cuales mencionan que este elemento era obtenido luego de hervir aceites, resinas, potasio y sal.

Todo esto nos lleva a establecer quien invento este maravilloso elemento que permite una adecuada limpieza y mucho más.

¿Quién Inventó El Jabón?

En función de lo comentado anteriormente se establece que los antecedentes de la Historia del Jabón; llevan a considerar que fueron los Sumerios; aproximadamente en el año 3000 A.C. a quienes se debe el nacimiento de este elemento.

Cabe destacar que los sumerios eran habitantes de una región de Oriente Medio, ubicado en la parte sur de la Mesopotamia antigua. Es por ello que muchos de los restos dejados por esta civilización, han permitido atribuirles a ellos, el nacimiento del Jabón.

Historia del Jabón

No obstante se debe destacar, que paulatinamente dentro de la Historia del Jabón; algunas otras civilizaciones fueron realizando mezclas limpiadoras, que son consideradas como jabón; pues en definitiva durante la antigüedad, era esta la manera mediante la cual se alcanzaba la limpieza y purificación del cuerpo.

Cabe destacar que por ejemplo Roma no conocía inicialmente este tipo de producto, pero alcanzaban su limpieza mediante una mezcla en función de piedra pómez con aceite.

La palabra Jabón es origen germánico, derivada de Sapón; un elemento que el historiador Plinio el Viejo de origen italiano describió textualmente de la siguiente manera:

 “Una especie de ungüento grasiento de sebo de cabra y cenizas de haya que se dan en el pelo para untárselo y teñirlo los pueblos bárbaros, al que llaman sapón”.

Historia del Jabón

Origen del Jabón

Para conocer el origen de este útil elemento de higiene, es necesario realizar un recorrido por la Historia del Jabón; la cual iniciamos previamente hablando de los Sumerios; pero también los egipcios realizaban combinaciones mediante las cuales alcanzaban una adecuada limpieza corporal; utilizando como ingrediente base el carbonato, sosa que era básicamente hidróxido de sodio, obtenido en forma de escamas y potásico.

Es necesario comprender que el jabón en su origen, no era una pastilla tal como se conoce en la actualidad; por el contrario era una sustancia líquida, formada a base de una cierta combinación de elementos químicos que permitían limpiar.

Incluso en la antigüedad la ropa era lavada con raíces de plantas como por ejemplo la de nombre saponaria, la cual cuenta con propiedades higiénicas, provista de flores grandes y olorosas en color blanco. El jugo de esta planta permite hacer espuma, por lo cual era empleado como jabón.

Pero también en ocasiones empleaban orinas descompuestas, las cuales concentraban amoniaco; lo que a su vez les proporcionaba un elemento mediante el cual lavar adecuadamente las ropas.

Como se ha indicado el origen del jabón se ha documentado mediante evidencias arqueológicas, las cuales permiten conocer que los fenicios también lo fabricaban, a base de aceite de soda cáustica a la cual añadían aceite de oliva.

En este orden de ideas, se destaca que la soda cáustica era obtenida, mediante la cenizas provenientes de las combustión de plantas halófilas. Estas recetas fueron aprovechadas por los sirios; donde curiosamente su jabón en la ciudad de Alepo; continúa siendo fabricado en la actualidad, mediante este mismo método tradicional, al cual han incorporado también el aceite de laurel.

Por otro lado los pueblos germanos al igual que los celtas, realizaban también su propia mezcla limpiadora a base de ceniza de abedul; un árbol de corteza lisa, con tono blanco plateado; que además servía de antipirético; es decir, para bajar la fiebre. Aunque era combinado con la grasa de cabra, con la finalidad de ser empleado como jabón.

Continuando con el origen del jabón encontramos que mediante los testimonios escritos del historiador romano identificado como Plinio, se consideraba que este era un invento de origen Galo; los cuales lo fabricaban mediante la grasa o sebo del Jabalí, animal similar al cerdo; a lo cual le agregaron las cenizas de Haya; árbol de tronco grueso en color blanco rojizo.

Curiosamente se comentaba que los galos, que eran parte de la población de los pueblos celtas; que sería en la actualidad Francia, Bélgica, Alemania y algunos Países Bajos;  empleaban esta mezcla jabonosa, con la finalidad de teñir sus melenas de un tono pelirrojo o rubio; todos eran jabones creados de manera laboriosa, rudimentaria y empleando depósitos acondicionados especialmente para ello.

Historia del Jabón

Durante el siglo III A.C. en Arabia, se fabricaba un jabón, realizado mediante la cocción de una mezcla de potasa, que contaba con una composición álcali; la que obtenían de las cenizas, con limón y el aceite de sésamo.

De hecho surge a finales del siglo X en Sevilla, España, la primera gran jabonería europea a cargo de los árabes. Su producto fue identificado como Jabón de Castilla y era realizado en el valle de Guadalquivir; precisamente para aprovechar los olivares y marismas, presentes en abundancia en la zona.

Posteriormente el jabón de Castilla se convirtió en un gran monopolio que fue llevado hasta América, durante la época de la conquista. Este era un producto que comenzó a ser exportado a naciones como el Reino Unido, con la particularidad de que era elaborado a base de aceites vegetales en lugar de grasa animal.

Descubriéndose que era de gran utilidad para la higiene personal; con lo cual los europeos se volvieron muy limpios y las pandemias comenzaron a ser erradicadas. Mientras que por otro lado se comenzó a evolucionar en el campo de la producción masiva de este elemento para higienizar el mundo.

Evolución

Las fábricas de jabón comenzaron a proliferar en todo el mundo; por ejemplo en el siglo XIV, se hizo famosa la fábrica de jabón de Marsella; con un producto en base al agua del Mediterráneo, aceite de oliva y la sosa cáustica obtenidas de las cenizas del laurel.

En Ciudad de México durante el año de 1575 se creó la primera jabonera de este país; para lo cual empleaban también un mineral propio de su territorio denominado Tequesquite, muy rico en sosa, que era combinado con algunas plantas.

Durante el siglo VIII el Jabón ya era un artículo conocido en todo el sur de Europa; contándose con fábricas dedicadas a su producción en ciudades como Toledo, Marsella y Génova; pero sumamente caro, en virtud de los componentes empleados durante su elaboración, como era el caso de la cenizas de las algas marinas o la potasa, que era un carbonato producto de la cenizas de los vegetales.

En España se comenzó a celebrar ferias identificadas como Castellanas de Medina del Campo, que era el lugar de concentración de importantes jaboneros de esta nación. Reconociéndose dentro de ellas, los jabones que eran procedentes de Toledo, de centros como Ocaña, Yepes o Torrijos, los que realizaban competencias frente a los valencianos o venecianos.

Como parte de toda esta evolución durante el año de 1791, se dio un importante acontecimiento que marcó la Historia del Jabón. El químico de nombre Nicolas Leblanc, de origen francés; encontró una manera de obtener la sosa a partir de elementos como el carbón, tiza, sal común y sal de Glauber o sulfato de sodio.

Este interesante descubrimiento, permitió suministrar al mercado sosa que era mucho más barata; debido a su procedimiento de obtención, lo que repercutió en el precio de la fabricación masiva del jabón a nivel mundial.

De esta manera se pudo fabricar el jabón de manera sólida, con procesos menos costoso; ya que en aquel entonces el ácido sulfúrico era una de las materias más abundantes y baratas; bajándose en consecuencia de inmediato, los precios de este importante producto de higiene.

El jabón comenzó de esta manera a ser considerado un elemento universal en el mundo; tanto que se empleó una cierta cantidad de él; para la realización de un busto del rey de Francia, simbolo de la puesta en práctica de las nuevas técnicas; contando además con una interesante leyenda:

“Quita todas las manchas”

La evolución de la Historia del Jabón continuó marcando avances, por lo cual en el año de 1820, Michel Eugene Chervreul, también de origen francés, descubre un componente identificado como Oleína; una sustancia química de apariencia amarillenta, estado líquido y que es parte de la composición de las mantecas y las grasas, presentes en los aceites.

Chervreul, demostró que el jabón era simplemente el resultado de una determinada y precisa relación química; por lo cual inició una producción del mismo a base de sebo de ganado vacuno; luego de ser sometido a temperaturas que oscilaban entre los 80 y 100 grados; agregándole además lejía de sosa, con lo cual lograba una cola jabonosas que era posteriormente secada con sal común.

Este producto fue muy beneficiosos para erradicar muchas enfermedades que ocasionaban la mortalidad infantil en Europa durante el año de 1830; pues con higiene era posible evitar la proliferación de las pandemias; algo que en la actualidad sigue siendo válido.

Como se abarató la producción del jabón, esto podía llegar hasta los lugares más humildes; especialmente los que eran en aquellos tiempos, los más afectados por las bacterias, virus y parásitos; debido a la falta de una adecuada higiene tanto por parte de las personas, como dentro de las áreas que conforman su entorno familiar.

Llegando al año de 1861, Ernest Solvay, químico de origen belga; descubre los mecanismos para lograr la producción de la sosa en gran escala; mediante un procedimiento que fue bautizado con su nombre y con el cual se contó definitivamente con una fórmula ideal para la fabricación del jabón, que es a base de dióxido de carbono, amoniaco, más una disolución de sal marina.

Gracias a todos los avances alcanzados durante la fabricación del jabón; se pudo sentir su influencia, mediante las exclamaciones de muchos cortesanos que ya a finales del siglo XIX, exclamaban, que era un placer ahora permanecer dentro de los grandes salones; en vista de que se habían disipado los olores propios de la humanidad de los presentes.

Ya estando en el inicio del siglo XX, dos químicos alemanes identificados como Bauer y Geisler; lograron obtener el jabón en polvo seco, mediante un novedoso procedimiento.

Es de esta manera que durante el año de 1906, la compañía Henkel de origen alemán; ubicada en la ciudad de Düsseldorf, comienza a comercializar el jabón en polvo en todo el mundo, siendo conocido entonces como detergente.

Destacamos además que los avances que han sido parte de la Historia del Jabón, han permitido la obtención de este producto con diferentes modalidades; tanto es así, que se puede hacer hoy en día Champú Casero, con facilidad, tan solo contando con los ingredientes básicos necesarios. En la imagen podemos visualizar una de la presentaciones mediante las cuales es posible conocer los avances experimentados por el Jabón en polvo.

Curiosidades de la Historia del Jabón

Como se ha podido apreciar la Historia del Jabón con el paso de los años, se ha acompañado de una serie de recetas, que fueron mejoradas de un país a otro; con la finalidad de permitir abaratar su costo y que pudiese ser empleado por toda la población del mundo, sin dejar de ser rentable.

Con la pastilla de jabón muchos artistas desarrollan hermosas obras de arte, con paisajes que son dignas de cualquier museo; claro está, en este caso el Jabón pasa solo a ser un elemento decorativo, pues en caso de ser empleado, se pondría fin esta maravillosa creación.

Al jabón se le han incorporado componente antibacterianos, con la finalidad de aumentar su propiedad; para la completa erradicación de los gérmenes y bacterias.

Pero además se le dota de cremas o esencias; que permitan dejar un agradable aroma a lo que sea lavado, mediante su utilización. Incluso se está actualmente trabajando en biodetergentes que no ameritan enjuague; es decir, se lava y pueden permanecer en la ropa, sin necesidad de cambiar el agua, para enjuagarla.

Curiosamente se ha conocido de una madre de nombre Yan Xuan, que ha creado un jabón a base de su propia leche materna.

Historia del Jabón

En la Universidad de Bristol dentro del Reino Unido, se ha creado un Jabón Magnético; el cual puede ser controlado mediante imanes; lo cual permite limpias prendas que están manchadas de petróleo o como elemento para purificar el agua contaminada. Es un limpiador potente y eficaz de cualquier superficie.

La historia del Jabón se ha visto envuelta en numerosas curiosidades como las comentadas; otra de ellas es hacer pompas de jabón, un juego y pasatiempo aristocrático desde el siglo XVIII; donde especialmente los niños solían divertirse con las burbujas de colores que se elevan por el aire y luego se desintegran; algo que hoy día todavía se practica.

En la actualidad las personas han aprendido a crear sus propios jabones; se ha conocido incluso de un hombre que lo elaboro a base de la grasa que le quitaron duran una liposucción; otro aprovechan reunirse en multitud para crear un jabón de nueve metros, en la localidad española de Santa Cruz de la Salceda.

No importa como sea realizado el jabón, lo interesante de él; es que desde que fue inventando, los seres humanos están más limpios al igual que sus ropas, hogares y cualquier otro ambiente en el cual se desenvuelvan; pues este elemento higienizante se ha hecho tan vital, que ya no es posible vivir sin él.

El uso diario del jabón permite mantener la piel sana y bonita; mientras que por otro lado, en estos días en que la humanidad está enfrentando la pandemia del coronavirus; permite contar con un producto para realizar el adecuado lavado de las manos de manera frecuente, con la finalidad de evitar el contagio de este tipo de virus.

Si el contenido del presente artículo te ha permitido conocer la Historia del Jabón; te invitamos cordialmente, a realizar la lectura de los siguientes e interesantes temas:

Deja un comentario


ParadaCreativa Manual
Descubrir Online Manual
IK4 Manual
Seguidores Manual
MiBBMeMima Manual
Tramitalo Manual
Minimanual Manual
Un Como Hacer Todo Manual
Tarabu*
Ejemplos NXt Manual
GamingZeta Manual
LavaMagazine Manual
TipoRelax Manual
Trucoteca Manual
ZonaHeroes Manual
TipoRelax Manual