Psicomotricidad Fina

La Psicomotricidad Fina es una habilidad motora que se requiere desde temprana edad en el desarrollo humano. Dependerá de ella para la interacción de los individuos con su entorno, desde las actividades cotidianas hasta las destrezas profesionales. Se considera una herramienta fundamental en la vida y ha sido objeto de estudio por parte de numerosos profesionales de la psicología desde hace mucho tiempo. Entender su desarrollo es crucial para poder generar estrategias de adaptación en el entorno de la vida diaria.

Su objetivo es conseguir la independencia en los movimientos finos, con la realización de los ejercicios adecuados -que se orientan desde los principios básicos de la psicomotricidad- los alumnos se den cuenta de su propio cuerpo y descubran el entorno exterior mediante el control de los movimientos.

La Psicomotricidad Fina, como otros temas relacionados con el desarrollo infantil, es indispensable para una feliz vida adulta. Antes de adquirir las habilidades sociales y motoras, la infancia debe marcar un hito importante en el inicio del desarrollo de lo que será la psicomotricidad fina, misma que requiere práctica para poder afrontar los retos sociales y laborales más adelante. En un entorno pedagógico, es necesario dotarles a los niños herramientas para que estén capacitados desde muy temprano para hacer frente a los problemas cotidianos.

Temas de Este Manual

1. ¿Qué es la Psicomotricidad Fina?

La Psicomotricidad Fina es una disciplina terapéutica encargada del desarrollo de la capacidad motriz del individuo, trabajando la organización y la capacidad para el movimiento. Esta interacción es capital para el desarrollo de habilidades intelectuales, la conexión emocional y la regulación del comportamiento.

La Psicomotricidad Fina comprende desde el equilibrio, la postura, la orientación espacial, hasta el control motor voluntario, el psicomotricista trabaja con diferentes dispositivos como bolas, cuerdas, aros, tambores, plataformas, balones, almohadas, gomas elásticas, entre otros. Estos recursos tienen como objetivo ayudar a reducir el estrés y generar bienestar en los pacientes.

La Psicomotricidad Fina busca dar respuesta a diversos problemas en el ámbito del comportamiento. Tiende a generar confianza en el paciente para realizar tareas, desarrollar habilidades para interactuar con el ambiente, mejorar la postura corporal y prevenir daños en el cuerpo.

2. Los Beneficios de la Psicomotricidad Fina

La psicomotricidad fina es una habilidad que consiste en el control y coordinación fina de los movimientos realizados con los dedos de las manos. Esta actividad se cree que llega desde el momento en que una persona nace y perdura hasta la edad adulta. Esta técnica es muy importante para el desarrollo cognitivo y la educación en edades tempranas, especialmente entre niños.

También te puede interesar  Empatía como Valor

Uno de los grandes beneficios de la psicomotricidad fina es que mejora la capacidad de aprendizaje, a través de la representación de que los objetos tienen significado y ayudan a organizar la “automatización” de una tarea llevada a cabo. Esta habilidad también contribuye al desarrollo de la aptitud para los números, promoviendo el reconocimiento de los números en forma de puntos y sus correspondientes equivalencias numéricas.

Otro beneficio es el desarrollo de la motricidad fina, lo cual se refiere a los movimientos precisos realizados con los dedos en los que se requiere coordinación, destreza y fuerza. Por ejemplo, esta habilidad ayuda a los niños a aprender a escribir, dibujar y realizar otras figuras complejas. Ayuda a mejorar la habilidad de experiencias sensoriales y motoras de los niños, como la sensación táctil, agudeza visual y detección del movimiento.

3. Cómo Desarrollar Psicomotricidad Fina en Niños

La psicomotricidad fina está relacionada con habilidades motoras refinadas como dibujar, pintar, abotonar botones, entre otras. Estas habilidades se desarrollan a través del uso de los dedos y de los objetos con los que interactúan los niños. La edad de los niños influye de manera significativa en el desarrollo de estas habilidades, así como el ambiente en el que se encuentren. Algunas formas en que se puede desarrollar la psicomotricidad fina en los niños son: juegos de coordinación, ejercicios de discriminación y herramientas relacionadas con estas habilidades.

  • Uno de los juegos apropiados para desarrollar psicomotricidad fina en los niños es el bloqueo usandos diferentes materiales como un tablero, bloques de madera, bloques de plástico o figuras de animalitos, etc. El objetivo de este juego es crear figuras con los bloques o figuritas, manteniendo la seguridad de los niños en todo momento.
  • Otra forma de desarrollar la psicomotricidad fina en los niños es usando un instrumento musical. Esto se puede hacer con una guitarra, un piano, batería, etc., y requerirá que los niños se sienten con la guitarra, toquen los acordes correctos y aprendan a identificar la altura de los diferentes tonos al tocar las notas. Esto ayudará a los niños a coordinar el uso de sus manos, dedos y ojos, además de fomentar habilidades muy útiles para el desarrollo futuro.
  • Los ejercicios de discriminación pueden ser muy útiles para la psicomotricidad fina. Estos ejercicios pueden requerir que los niños diferencien un objeto de otro o realicen tareas más complicadas como dibujar, recortar, colorear y pintar. Estos ejercicios ayudan a los niños a comprender cómo se relacionan los objetos con sus manos y cómo identificar los diferentes colores y formas.
También te puede interesar  Cambios Psicológicos

Finalmente, herramientas útiles para el desarrollo de la psicomotricidad fina en los niños tienen que ver con la motricidad de la mano y estos pueden incluir desde lápices y lapiceras con gomillas, tijeras con empuñaduras ergonómicas y pegamento. Estas herramientas son útiles para mejorar la coordinación motriz entre los dedos y la mano para actividades como escribir, pintar, recortar y rellenar modelos. Se les puede enseñar a los niños cómo realizar estas acciones con facilidad y con consideración de la seguridad.

4. Actividades para Mejorar la Psicomotricidad Fina

Muchos logros en el desarrollo psicomotor se han dado gracias al refuerzo de algunos ejercicios que fomentan la coordenación manual, la motricidad fina, la coordinación visual y otros conceptos similares. A continuación, proponemos 4 actividades sencillas y divertidas para mejorar la psicomotricidad fina:

  1. Doblar y desdoblar papel: en una hoja blanca, dibujar diferentes formas como cuadrados, líneas, círculos, romboides, etc., para que el niño vaya doblando y desdoblando. Esta actividad ayuda a ejercitar la coordinación permanente de dedos, mano y brazo.
  2. Encajar rompecabezas: de acuerdo al nivel de desarrollo del niño, se le pueden ofrecer puzzles más complejos. Esta actividad ayuda a estimular la motricidad fina y la visaginática, es decir, la habilidad para reconocer y graficar patrones.
  3. Colorar con lápices y acuarelas: este tipo de actividad le puede resultar muy motivante al niño, ya que previamente se revisa el nivel de habilidades para manipular lápices, pluma e incluso el pincel.
  4. Ajustar piezas y dar forma con tijeras: se recomienda hacerlo con un lápiz y una hoja impresa con líneas curvas o rectas, que ayudarán a la hora de ajustar y recortar formas. Esta actividad le genera al niño control y seguridad en sus movimientos.

Además de ser entretenidas, todas estas actividades ayudan al niño a mejorar su destreza motora de manera rápida y segura. La repetición de los movimientos básicos le ayudan a incorporar diferentes habilidades finas y gruesas que le serán muy útiles para su desarrollo.

5. Cómo un Maestro puede Usar Psicomotricidad Fina

El maestro debe de motivar a los niños y guiarlos para desarrollar su destreza psicomotriz fina. Esta área de desarrollo es importante para la adquisición de habilidades básica necesarias para la lectoescritura y para realizar tareas en el aula. La psicomotricidad fina se refiere las habilidades de coordinar los movimientos pequeños en las manos debido a la interrelación entre el sistema nervioso y los músculos.

El maestro puede ayudar a los niños a mejorar la habilidad psicomotriz fina usando diferentes actividades:

  • Ejercicios con pequeños objetos
  • Pintar coloreando y/o dibujando
  • Crear juegos con figuras geométricas.
  • Usar jenga o armar rompecabezas.
También te puede interesar  Teoría de Alfred Adler

Además es importante que el maestro estimule la motivación, refuerce el interés por las habilidades desarrolladas y los progresos realizados. La inclusión de juegos es una herramienta ideal para que los niños se entusiasmen en esta área y para lograr que desarrollen nuevos aprendizajes. Por ejemplo, el juego de ta-te-ti para desarrollar la coordinación y motricidad fina. Otro ejemplo, el juego de daisy cuento para trabajar el número de elementos que se desplacen y la dirección tomada por la mano para desplazarlos.

6. Los Problemas que Pueden Resultar de la Falta de Psicomotricidad Fina

La deficiencia en la psicomotricidad fina puede tener un impacto significativo en el desarrollo infantil. Afecta la capacidad para realizar actividades diarias básicas, tales como abrocharse el botón, escribir, hacer una pulsera de abalorios, etc. Esto hace que los niños se vean frustrados y, a veces, con un problema de autoestima. Los principales problemas que se derivan de la falta de coordinación motriz fina son:

En primer lugar, la lectoescritura puede ser significativamente afectada. Los niños con deficiencias en la psicomotricidad fina tienen mucha más dificultad para escribir con el lápiz y para leer con fluidez. Esto, en parte, es debido a una mayor falta de coordinación de la mano-ojo. Además, tienen dificultades para organizar y seguir sus tareas. Esto puede provocar que los niños se desmoralicen cuando ven que los demás realizan sus tareas con facilidad, mientras que ellos tienen que esforzarse mucho para lograrlo.

Finalmente, es importante tener en cuenta que la falta de coordinación motriz fina puede afectar la manera en que los niños se relacionan con sus compañeros. El hecho de que los niños tengan problemas para relacionarse con otros puede reducir su capacidad de explorar y jugar. Esto también tendrá un efecto negativo sobre el desarrollo y la autoestima del niño. Los niños pueden experimentar un aislamiento y sentirse excluidos, lo que les impide crear relaciones sociales nuevas. Por lo tanto, los problemas derivados de la falta de psicomotricidad fina pueden tener una influencia negativa en vías diversas en el desarrollo infantil. En conclusión, la Psicomotricidad Fina nos brinda herramientas para mejorar los sentidos y el control deo nuestro cuerpo para desarrollar actividades cotidianas. Esta sección puede servir como recurso didáctico adicional para brindar información relevante y avanzar en el campo de la Psicomotricidad Fina. Por último, resulta de especial interés el hecho de que esta disciplina también forma parte del programa educativo de muchos colegios, con un objetivo esencial: asegurar la salud física, mental y emocional de los niños y jóvenes.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Psicomotricidad Fina puedes visitar la categoría Psicología y Desarrollo Personal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir