Quantcast

Tipos de abono para las plantas, y cuál elegir

Existen distintos tipos de abono que se pueden utilizar, para sembrar plantas. Pero cada uno tiene características específicas, para ayudar a cultivarlas. En este artículo te diremos cuál elegir, según el tipo de planta que quieras sembrar.

tipos-de-abono-1

¿Cuáles son los tipos de abono?

El objetivo principal de un abono o fertilizante, es proveer de nutrientes a la tierra, para que ésta mejore y sea potencialmente un sembrado eficiente. Para elegir entre tantos tipos de abono, se debe saber que, su uso depende del tipo de producto (plantas, frutos, vegetales, etc.), del suministro de agua, la fertilidad del suelo, el clima, etc.

Abono orgánico

Los tipos de abono orgánico, provienen de la descomposición de residuos vegetales o animales, que producen los nutrientes necesarios para que el cultivo, lo obtenga de forma natural. La composición biológica, química y física que produce en el suelo, son una gran ventaja aunque su acción es lenta.

Y es que el abono orgánico, no solo estimula la actividad e impulsa la multiplicación de los microorganismos, también mejora la textura, permeabilidad y contención de agua en el suelo. Al mismo tiempo que reduce las oscilaciones del PH. Entre estos podemos encontrar:

  • Estiércol: pueden ser de animales como el caballo, la cabra, oveja o de vaca. Similares, los de gusano, palomina y hasta de murciélago.
  • Compost: Material que se obtiene de restos vegetales y otras materias orgánicas.
  • Turba: La más común, es la turba negra y hay una ácida que, es la turba rubia. Ambas, son buenas para acrecer el terreno del cultivo y son aplicadas como base, para preparar plantas en macetas y semilleros.
  • Humus: Los ácidos húmicos y fúlvicos, son extraídos de sustancias orgánicas. Se usan principalmente para el suelo.
  • Extracto de algas: Tienen una enorme cantidad de nutrientes y su efecto es rápido. Es usado más que todo para sanar a las plantas de la sequía, plagas o aclimatación al ser trasladadas de un ambiente a otro.
  • Otros tipos de abonos orgánicos son: abonos verdes, huesos triturados, cuernos, restos de cosechas y paja enterradas, etc.

Abono inorgánico

Este abono, se obtiene de minerales que se extraen de la tierra o son producidos artificialmente en laboratorios. Estas tienen sustancias inorgánicas añadidas, para enriquecer su fórmula.

Tiene altos niveles de concentración en calcio (importante para el metabolismo celular), potasio (ayuda a la multiplicación celular y formación de los tejidos), fósforo (mantiene el desarrollo y funcionamiento de las raíces) y nitrógeno (estimula el crecimiento de las hojas y frutos). Generalmente, es el más usado por su acción rápida. Los tipos de abono inorgánico son:

  1. Simples: una sola sustancia de calcio, nitrógeno o fósforo.
  2. Complejos: contienen más de un elemento químico entre nitrógeno, fósforo y calcio.

Conocidos también como “minerales”, se pueden clasificar también por su modo de presentación, es decir, como sólidos, líquidos o blending (“mezcla” en inglés). Por ende, para la fertilización de plantas, existe todo un portafolio de abonos inorgánicos que cumplen con una función específica. Por ejemplo:

Abono universal

Es un abono genérico con una fórmula balanceada en sus nutrientes, teniendo siempre al nitrógeno como base. Este tipo de abono, ayuda al fortalecimiento de las plantas y puede encontrarse en líquido o granulado.

Abono para rosales

Perfecto para estimular el crecimiento de la floración en las rosas. Además, se puede aplicar en otras plantas de arbustos con flores como los jazmines. Hecho específicamente para los rosales, tiene un alto porcentaje de nitrógeno, que impulsa el crecimiento de las hojas, además, con una mezcla de potasio que mejora la coloración de las hojas y hace a la planta resistente a enfermedades. El magnesio, es otro nutriente que tiene, siendo un potenciador de la fotosíntesis para el desarrollo de las plantas.

Abono para plantas verdes

Cuando quieras que tus plantas luzcan su verdor, este tipo de abono inorgánico es el indicado para eso. Rico en hierro y potasio -ambos vitales para se produzco este efecto- y humus para la fertilidad de la tierra.

Abono para cítricos

Se usa para el crecimiento y madurez de las plantas. Contiene grandes fuentes de nitrógeno y potasio que le proporcionan a las frutas alimento, para su crecimiento y evitan que se desgasten durante su desarrollo.

Abono para hortensias

Funciona también para plantas de sombras. Contiene una alta concentración de nitrógeno y potasio estimula su crecimiento y florecimiento. Se sugiere que, para los cuidados de las hortensias, se tenga un suelo ácido. Este es importante para las plantas de este tipo que solo viven en tal terreno.

La lista de los tipos de abono mineral, puede seguir sin parar. Aunque no queremos dejar de indicar, que también existe otra categoría cuyos nutrientes varían de los que ya hemos hecho mención.

tipos-de-abono-2

Tipos de abono químico

  • Fertilizantes minerales convencionales: Contiene nutrientes como el cloruro potásico, nitrato sódico, sulfato amónico, urea, nitrato amónico, superfosfato, entre otros.
  • Fertilizantes organominerales: En este, se mezcla la materia orgánica con nutrientes minerales (potasio, magnesio. nitrógeno, manganeso, etc.). Su presentación viene en sacos o granulados. Son ideales para la fertilización de todo tipo de cultivos.
  • Fertilizantes de lenta liberación: Se disuelven lentamente mientras van proporcionando de nutrientes a las plantas durante varios meses. Se conocen por ser más caros que los tipos de abonos convencionales, pero tienen una buena razón para hacerlo, porque son de alta durabilidad.
  • Abonos líquidos y para fertirrigación: Se usan más que todo para verter en las macetas de las plantas de interior.
  • Abonos foliares: Usado como complemento al abonado de fondo. Aporta con micronutrientes como el hierro, cobre, manganeso, etc. Se aplica en pequeñísimas cantidades, directamente en la propia hoja en forma de polvo pulverizado.
  • Correctores de carencias: Son los diseñados, especialmente, para corregir cualquier necesidad y/o carencia concreta de una planta. Por ejemplo, si hay falta de hierro, existe un producto abastecido de este elemento.

¿Cuál elegir?

Siempre que se tomen en cuenta las condiciones y factores de cultivo, cualquiera puede ser útil, porque ambos cumplen la misma función, independientemente del tiempo en que tardan en accionar. Si te ha gustado este artículo te invito a que leas con mucho interés: Plantas repelentes de insectos.

Deja un comentario