Ejemplos de Mecanismos de Defensa

Los mecanismos de defensa son una parte importante por la que el ser humano se protege contra el mundo y su ambiente. Ellos son una respuesta natural y es un mecanismo de supervivencia de la naturaleza humana el cual nos ayuda a responder al estrés, trauma y culpa. Existen muchos tipos diferentes de mecanismos de defensa usados por la gente para manejar los sentimientos y emociones incómodos que enfrentan en la vida. Aquí hay algunos ejemplos de mecanismos de defensa comunes reconocidos por la Psicología, incluyendo sus definiciones y ejemplos para ayudarnos a entenderlos mejor.

Temas de Este Manual

1. ¿Qué son los Mecanismos de Defensa?

Los mecanismos de defensa son estrategias ​​de afrontamiento cuyo
objetivo es gestionar el estrés en situaciones limitantes. Estas herramientas
ayudan a una persona a sacar el mejor partido de su campo de acción,
contribuyendo a un mejor control emocional. Estas acciones suelen ser
condicionadas por la conducta del individuo.

Todas las personas poseen mecanismos de defensa aunque no sean conscientes de ello. Estas estrategias pueden aparecer desde la primera infancia y durante este período suelen ser más instintivas y reacciones primarias. La función principal de estos mecanismos supone seleccionar aquellas estrategias de afrontamiento que ayudan al individuo a enfrentarse a situaciones traumatizantes.

Un ejemplo de los mecanismos de defensa puede ser la negación, un mecanismo que nos impide reconocer una realidad que nos genera ansiedad. Otra defensa es la proyección que es el proceso inconsciente a través del cual un individuo transmite su propia ansiedad a otras personas o situaciones. Estas y otras herramientas de afrontamiento, como el aislamiento, aparecen al igual que los mecanismos para preservar la integridad emocional del individuo.

También te puede interesar  Doble Personalidad

2. Los cinco principales Ejemplos de Mecanismos de Defensa

Negación: La negación es una forma común de defensa contra las realidades que no deseamos aceptar. Esto significa que solo rechazamos conscientemente la situación para no abordarla. Por ejemplo, podemos negar que esa persona de la que estamos enamorados, no siente lo mismo que nosotros.

Regresión: La regresión es un mecanismo de defensa en el que nos comportamos como si fuéramos algo más jóvenes que nuestra edad real. Por ejemplo, si un adulto se siente agotado o abrumado por emociones, puede optar por comportarse como si tuviera la edad de un niño de 5 años y satisfacer sus necesidades de la misma forma que lo haría uno.

Fantasía: La fantasía es cuando una persona evita la realidad a través de sus sueños. La fantasía permite a las personas experimentar la sensación de estar en un mundo mejor que el suyo. Por ejemplo, una persona puede escapar de su vida diaria creando un mundo imaginario en el que todos sus deseos se hagan realidad.

3. La Represión: un Mecanismo de Defensa poderoso

La Represión es un mecanismo de defensa empleado como respuesta para controlar los sentimientos desagradables. Esta respuesta fue propuesta inicialmente por Sigmund Freud, quién la llamó mechanismo de defensa primaria, la cual consiste en teorías psicológicas para explicar cómo los individuos lidian con situaciones aversivas.

Esta respuesta involuntaria ayuda a los individuos a neutralizar y minimizar los efectos negativos de situaciones que son demasiado difíciles de afrontar de otra manera. De hecho, es una forma de minimizar el sufrimiento y evitar que los sentimientos negativos les dominen.

La represión es una forma eficaz de superar el caos emocional, reduciendo el impacto del estrés y los efectos acumulativos en el bienestar psicológico. Esto a su vez ayuda a los individuos a fortalecerse para lidiar con el dolor, promover la sanación, reencontrar el equilibrio y mejorar el autocontrol.

4. El Encubrimiento: un Mecanismo de Defensa discreto

El encubrimiento es un mecanismo de defensa mental utilizado por aquellos que tienen conciencia de un problema sin poder. Esta defensa mental permite al individuo pasar por alto ciertos peligros y errores. Al mismo tiempo, se niega a aceptar la realidad como es, aceptando esas situaciones con mucha menos angustia. Esto permite al individuo evitar reconocer cualquier información que se oponga a sus ideas, pensamientos y/o creencias previamente formadas.

También te puede interesar  32 Actividades para Trabajar las Emociones

El encubrimiento tiene muchas variantes. Una de ellas es el encubrimiento selectivo. Esta manera de encubrimiento implica reconocer algunos elementos que son parte de la situación, mientras que otros se eliminan del proceso de pensamiento. Esta forma de encubrimiento es una defensa utilizada para lidiar con las presiones de la realidad, y suele ser practicada de forma inconsciente.

Otra forma de encubrimiento es el encubrimiento no selectivo. Esta manera de encubrimiento es un intento consciente de ignorar toda la realidad que amenaza a la persona. En lugar de afrontar la realidad, el individuo encubre todo. Por lo tanto, se está evitando el procesamiento cognitivo y el enfrentamiento de un problema para reducir el sufrimiento, ya que la realidad es demasiado difícil de asumir.

5. El Retroceso: un Mecanismo de Defensa a largo plazo

El retroceso es una de las defensas más fuertes utilizadas por el cuerpo cuando se enfrenta a algo estresante, traumático o negativo. Esta estrategia evolucionada previene a la persona de lidiar con situaciones a las que comúnmente no pueden enfrentarse. El retroceso se asocia con diversos problemas relacionados a la salud mental, desde la ansiedad hasta la depresión. El propósito principal del retroceso es alejar a la persona de situaciones externas potencialmente dañinas, permitiéndoles así tomarse un respiro antes de embarcarse de nuevo.

El retroceso es un mecanismo de defensa diferente a la fuga, que es una forma de evasión rápida de peligro, ya que la «hibernación» lleva más tiempo. El retroceso es un mecanismo evolutivo, desarrollado a través del uso intencional o no de la evitación, aislamiento o reclusión. En este caso, la persona se retira de situaciones sociales o laborales y solamente establece conexiones virtuales con familiares, amigos o conocidos.

También te puede interesar  Fobias

Sin embargo, hay momentos en que este mecanismo se vuelve extremo. Esta actitud extrema lleva a la persona al estado más bajo del ciclo de retroceso, lo que determina cambios profundos en el comportamiento y rutinas diarias. Esto es algo bastante común si nos enfrentamos a un trauma de largo plazo, real como una pérdida o fantasma como una decepción. La solución a esta situación es una evaluación para determinar causas y tratamiento correcto.

6. La Proyección: un Mecanismo de Defensa psicológico creativo

La proyección es un mecanismo de defensa psicológico, el cual es utilizado como una herramienta auxiliar para lidiar con situaciones críticas, ansiedades o conflictos internos, cuyo objetivo es descargar o emanar los sentimientos, deseos o preocupaciones de uno hacia el exterior.

Este recurso nos permite reorganizar el complejo ecosistema de necesidades que vivimos como una cadena de reacciones en busca de la satisfacción de cada una. La emoción es hecha consciente y entregada fuera. La proyección opera a nivel consciente como una forma de liberar, identificando la causa exacta del dolor.

Por medio de la proyección el sujeto es consciente de los deseos que no puede cumplir. Estos mismos deseos pueden ser compartidos por los demás, generando alguna conexión y comprensión entre ambos. Esta técnica de defensa psicológica resulta útil para el desarrollo de habilidades de comunicación, evolución y establecimiento de relaciones positivas. La proyección ayuda a descubrir cuales son las necesidades reales en cada situación, explotándolas para así poder satisfacerlas.

En resumen, los mecanismos de defensa son una serie de respuestas inconscientes que explican la adaptación del ser humano a situaciones determinadas. Estas «estrategias» han sido extensivamente estudiadas por la Psicología y son fundamentales en el tratamiento de patologías tanto físicas como psíquicas. Por lo tanto, entender los mecanismos de defensa es un factor determinante que puede ayudar a incentivar la recuperación.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Ejemplos de Mecanismos de Defensa puedes visitar la categoría Psicología y Desarrollo Personal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir